Venus paleolíticas. Venus de Willendorf (25000 antes de Cristo)

No se sabe porque emerge el arte en el pasado.

Nuestros ancestros más antiguos comienzan a crear herramientas de piedra y armas hace 2,5 millones de años, pero los objetos sin una función práctica, emergen más adelante.

Los abalorios como collares se remontan a 80000 años, mientras que las primeras pinturas rupestres datan de hace 40000.

Las primeras representaciones de la forma humana aparecen en torno a 40000-30000 a C, en el Paleolítico Superior, cuando una serie de herramientas y técnicas mas sofisticadas permiten tallar esculturas figurativas en rocas, arcilla, hueso y marfil.

En yacimientos de toda Europa, en refugios, cuevas y cementerios, se han encontrado cientos de estatuillas, la mayoría de las cuales datan de entre 30000 y 22000 Ac y representan una figura femenina.

Cuando en el XIX se hallan los primeros ejemplos de estatuillas, se le bautiza con el sobrenombre de venus, una referencia irónica al idealizado recato de las imágenes clásicas de la diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad.

Las figuras no son en absoluto castas, de hecho enfatizan los aspectos sexuales de la anatomía femenina.

Siempre desnudas o ligeras de ropa, las figuras muestran siempre unos grandes pechos, unas nalgas y vientres gigantes, rematados con la cabeza y las piernas, unos genitales exagerados y carentes de pies y manos.

Muchas de ellas tampoco tienen cara.

Quizás la mas famosa sea la venus de Willendorf, una estatuilla de piedra caliza descubierta en 1908 por el arqueólogo Josef Szombathy en Willendorf (Austria).

Esta venus no es solo una representación impúdica de la mujer, sino que seguramente tampoco es una diosa.

Es posible que el concepto de diosa fértil o madre tierra evolucionara con la llegada de la agricultura y que fuera un concepto ajeno a las primeras sociedades nómadas.

A pesar de la exagerada sexualidad y de los brazos y piernas desproporcionadamente pequeños, es una representación real, aunque idealizada de una mujer, la personificación de la fertilidad humana, más que una deidad.

En las sociedades nómadas de la Europa de la Edad del Hielo, la obesidad es un rasgo poco frecuente.

La corpulencia de la venus de Willendorf y de otras figuras, además de ser un símbolo de fertilidad, puede representar el deseo de supervivencia, longevidad y abundancia.

La estatuilla destaca respecto a otras por la representación del pelo, que luce elaboradas trenzas o cuentas.

El cabello tiene una larga historia como elemento de atracción sexual, por lo que probablemente el objetivo fuera mostrar una sexualidad erótica, mas que una fertilidad reproductiva.

Por otro lado, algunos investigadores opinan que las siete líneas concéntricas que rodean la cabeza de la figura, no se corresponden con el cabello, sino con un tocado ritual.

Las estatuillas de las venus son uno de los mayores hitos artísticos de la Edad de Piedra, pero su función en la sociedad paleolítica está rodeada de especulaciones.

Venus Impudique” (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

La mayoría de ellas miden entre 4 y 25 cm de alto y todas tienen una forma muy similar a pesar de que se crearon en un periodo que abarca varios miles de años, lo que sugieren que tenían un propósito concreto.

Algunos historiadores defienden que como caben en la palma de la mano, podrían usarse como amuletos para conjurar la fertilidad o protegerse del mal.

Venus de Renacourt

Otros opinan que las venus de Willendorf originariamente son de ocre rojizo y que se utiliza en ritos funerarios, lo que da cuenta de su importancia en estos rituales.

Pero otro se preguntan si las figuras no eran autorretratos de mujeres que no contaban con espejos, lo que explicaría la ausencia de rostro.

En comparación con el gran numero de venus, se han encontrado una pequeña cantidad de estatuillas masculinas de fertilidad.

La mas notable es un falo de piedra hallado en Hohle Fels (Alemania), esculpido en la misma época que las venus.

Estas representaciones de la fertilidad masculina se extienden en las civilizaciones de la antigua Grecia, con sus reproducciones de Príamo el dios de la fertilidad.

En el antiguo Egipto, con sus esculturas de Min y Osiris.

En la antigua India, en la representación fálica del Shiva, conocida como Lingam.

Las diosas de la fertilidad de la Antigüedad clásica se representan con un recato cada vez mayor, quizás reflejo de una sociedad patriarcal.

Palffy Georgina, Atkinson Sam, El libro del arte. Editorial Akal, Madrid 2019.

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Un comentario en “Venus paleolíticas. Venus de Willendorf (25000 antes de Cristo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: