Dur-Sharrukin de Sargon II

Sargon II Recibe el trono de Salmanasar V en el 722 a. C. No está claro si es hijo de Tiglatpileser III o un usurpador del trono.

Bajorrelieve de alabastro procedente del palacio real de Sargón II en Dur Sharrukin, representando al rey. Museo Nacional de Irak.© Osama Shukir Muhammed Amin / CC BY-SA 3.0

A 15 kilómetros al noreste de Mosul, Irak, en la localidad de Khorsabad, estan los restos de una de las ciudades palaciegas más insignes del Imperio asirio.

Fotografía de Gabriel Tranchard durante la excavación de Victor Place en Jorsabad en 1853.© Dominio público

Conocida como Dur-Sharrukin (la fortaleza de Sargón, en asirio), hace referencia al rey asirio Sargón II, quien manda levantarla en 717 a. C., durante el quinto año de su reinado.

Excavaciones en Dur-Sharrukin por un equipo de la Universidad de Chicago, 1934.© AGE Fotostock

Lo más característico del sitio es el significado que tiene para la sociedad del momento, ya que, para su construcción, Sargón II decide romper con la tradición.

Toros alados pertenecientes a las puertas de Dur-Sharrukin, hoy en el British Museum© Mujtaba Chohan / CC BY-SA 3.0

Situa su palacio, los edificios administrativos y su capital en un nuevo lugar, no habitado hasta entonces.

El orden establecido por Sargón II lleva a sus sucesores, quizá como reacción, a trasladar la capitalidad a la vecina Nínive, a tan solo 18 km al suroeste, decisión que desemboca en el abandono del sitio.

Solo los habitantes de la aldea que se erige sobre sus ruinas conocen los secretos que, de manera fortuita, afloran del suelo que pisan.

Hay que esperar a 1843 para su descubrimiento oficial, en pleno auge colonialista de las potencias de Europa occidental.

Poco antes, el cónsul francés en Mosul, Paul-Émile Botta, comienza a investigar los restos localizados en la orilla oriental del Tigris, correspondientes a la antigua Nínive. Los resultados, poco satisfactorios debido a la aparición puntual de materiales nada monumentales, le conducen a centrar su búsqueda unos kilómetros al noreste.

Allí, junto a una localidad moderna, los autóctonos informan del hallazgo de fragmentos pétreos con escritura cuneiforme.

Una vez en el sitio, sus sondeos dan con muros decorados con relieves e inscripciones impresionantes. Sin saberlo, acababa de realizar uno de los descubrimientos más notorios del siglo.

Uno de los atractivos del yacimiento desde el inicio de las excavaciones son los relieves escultóricos y las narraciones en escritura cuneiforme, que aportan datos únicos sobre el sitio.

 La mayor parte de ellos, por su valor artístico, son trasladados a París, donde se exhiben en el Museo del Louvre.

Destacan las representaciones monumentales de Sargón II y de sus mandatarios, de personajes mitológicos (como un ser humano con cabeza de pájaro y alas, o un hombre pez), de escenas de batalla, así como de comercio o de animales.

Los grandes frisos narrativos, plasman el transporte de madera desde tierras lejanas o batallas y ocupan los muros externos del palacio y de las murallas.

Asimismo, los toros alados con cabeza humana, tan característicos de este período, dan la bienvenida a autóctonos y visitantes en las puertas de la muralla y los edificios.

Estas enormes figuras constituyen un ejemplo único del arte del momento, pues, vistas de frente, parecen reposar, estáticas, mientras que, si se observan desde los lados, una de sus patas delanteras transmite movimiento.

Se hallan más de veinticuatro parejas de toros alados flanqueando entradas y puertas del complejo. Muchos están hoy en el fondo del Tigris.

Tras enviar dibujos de lo encontrado a Francia, Botta recibe permiso para iniciar las excavaciones oficiales de manera sistemática en Khorsabad.

El pueblo, que se encuentra sobre el yacimiento, es trasladado a otro lugar y, poco a poco, se rescatan de su subsuelo los restos del palacio.

Eugène Flandin, artista enviado por el gobierno francés, dibuja los edificios que salen a la luz.

Tras la campaña, el lugar es abandonado y los restos más monumentales, remitidos a París, donde hoy se exhiben en el Museo del Louvre.

Diez años más tarde, en 1853, retoma las labores de excavación Victor Place, cónsul en Mosul.

Se desvelan nuevos complejos y numerosas puertas de la muralla a la fortaleza.

De esta fase, destacan las representaciones del arquitecto Félix Thomas y las fotografías de Gabriel Tranchard, precursoras en la arqueología de Oriente Próximo.

En 1855, cuando Place termina su mandato en Mosul, la mayor parte de los objetos hallados son empaquetados para ser transportados a París.

Pero, un ataque de piratas locales contra el convoy francés encargado de trasladar las piezas causa su hundimiento en el fondo del Tigris, al poco de comenzar el periplo.

No es hasta 1927 cuando se retoman los trabajos en el sitio, esta vez por parte de una expedición estadounidense al mando del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

El objetivo, centrado en investigar el uso de materiales arqueológicos por los habitantes de la cercana aldea, continua con una campaña de excavaciones entre 1928 y 1935.

 Se desvelan nuevas estancias reales, incluida la sala del trono, y un gran patio rodeado de templos, además de residencias ricamente decoradas.

Tras una puntual intervención del gobierno iraquí en 1938, las grandes excavaciones a cielo abierto se interrumpen.

Sectores como el templo de los Sibitti son excavados nuevamente en 1957 por el Departamento de Antigüedades Iraquí, al mando de Fuad Safar.

La decisión de Sargón II de ubicar la fundación en un lugar virgen evitó las limitaciones de espacio que una ciudad ya habitada habría presentado. El monarca pudo elegir el emplazamiento, el nombre de la ciudad y el diseño arquitectónico de un complejo sin parangón. Así lo indica una de las inscripciones en ladrillo encontradas en las excavaciones:

Sargón, rey del mundo, rey de Asiria [dice]: Por propia voluntad construyo una ciudad. La llamo Dur-Sharrukin. Un palacio ideal que no tiene rival en las cuatro partes [del mundo conocido].

Su diseño se basa en el dominio de la geometría, convirtiéndose en exponente del urbanismo de la época. Se proyecta una ciudad casi cuadrada (1,76 x 1,63 km), delimitada por murallas, que contiene todos los edificios necesarios para el funcionamiento de la ciudad.

En uno de los extremos de la ciudad, sobre una terraza, se erige la ciudadela, protegida por sus propias murallas. En su interior, distintos centros administrativos, residencias y un templo rodeaban otra terraza fortificada a la que se accede a través de una rampa. Allí se erige el núcleo de la nueva fundación: el palacio de Sargón II.

Esta organizado en torno a un gran patio principal y uno secundario, y comprendía templos, estancias reales y un zigurat.

Completamente aterrazada, la ciudad de Sargón II era una plasmación física del orden político, social y religioso que su reinado representa.

 Sus potentes murallas garantizan la seguridad de sus habitantes, reforzada por las numerosas torres y el denominado arsenal, una gran estructura defensiva que flanqueaba el extremo suroccidental de la ciudad.

En 706 a. C., once años después de arrancar las obras de construcción, Sargón II pasó a habitar la ciudad, pese a no estar terminada. Según las inscripciones, se organizó una gran ceremonia religiosa, a la que son invitados diversos mandatarios y personalidades del Imperio asirio.

Dur-Sharrukin, que augura un reinado próspero a su monarca, experimenta un abrupto final solo un año después, cuando Sargón II es asesinado en el curso de una campaña militar.

Durante la sucesión, en un contexto de grandes cambios, su hijo y heredero, Senaquerib, traslada la capital a la cercana Nínive, abandonando el sueño de su padre para siempre. La ciudad, apenas habitada e inconclusa, es relegada al olvido durante dos mil quinientos años. 

Dur-Sharrukin, una fortaleza efímera para el rey de Asiria (msn.com)

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: