Alma robada. Bronces alemanes de Benín alemanes a Nigeria

El 2 de enero de 1897, James Phillips, un funcionario británico, partió de la costa de Nigeria para visitar al Oba, o gobernante, del Reino de Benin.

Los informes noticiosos dijeron que se llevó a un puñado de colegas con él y se supone que fue a persuadir a la OBA para que dejara de interrumpir el comercio británico. (Había escrito a los administradores coloniales, pidiendo permiso para derrocar al Oba, pero fue rechazado).

Cuando le dijeron a Phillips que el Oba no podía verlo porque se estaba llevando a cabo un festival religioso, fue de todos modos.

En un mes, Gran Bretaña envió 1.200 soldados para vengarse.

El 18 de febrero, el ejército británico tomó Benin City en un violento ataque. Los informes de noticias, incluido The New York Times, estaban llenos de júbilo colonial. Ninguno de los informes mencionó que las fuerzas británicas también aprovecharon la oportunidad para saquear la ciudad de sus artefactos.

En unos meses, gran parte del saqueo estaba en Inglaterra. Los artefactos fueron entregados a museos, vendidos en una subasta o guardados por soldados para sus repisas de chimenea. Se entregaron cuatro artículos, incluidos dos leopardos de marfil, a la reina Victoria. Pronto, muchos artefactos terminaron en otras partes de Europa y también en los Estados Unidos.

Los primeros 20 bronces de Benín fueron entregados al gobierno nigeriano. Son solo el principio. Más de mil objetos se conservan aún en museos alemanes.

Estuvo mal llevárselos y estuvo mal retenerlos.

Con un emotivo discurso, la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, entregó los bronces de Benín en Abuja, la capital de Nigeria. Llevaban 125 años en museos alemanes. A continuación, la política de Los Verdes se preguntó cómo sería si los alemanes ya no pudieran admirar en sus lugares de origen la Biblia de Gutenberg, en Maguncia, las esculturas de Käthe Kollwitz, en Berlín, o el escritorio de Goethe en Weimar. En su discurso, Baerbock señaló la importancia del arte para la identidad de una nación; no son simples obras de arte o patrimonio cultural, son tan importantes para el presente como para el pasado.

El arte nos informa sobre quiénes somos. El arte moldea cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo percibimos el mundo.

Día histórico

Es un día histórico en el que devolvemos lo que nunca nos perteneció, declaró también la secretaria de Estado de Cultura, Claudia Roth, en el marco de su visita a la capital nigeriana, Abuja. Junto con una delegación de Alemania, acompaña personalmente la devolución a Nigeria de los valiosos bronces de Benín procedentes de cinco museos alemanes. En una entrevista con DW, Roth declara: «

Esta restitución supone el reconocimiento de la injusticia de un pasado colonial que se ha apropiado de los bienes saqueados. Espero que la restitución cierre heridas abiertas, porque también estamos devolviendo una parte de la identidad cultural que robamos.

Roth y la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, devolvieron el martes (20 de diciembre) en Abuja los primeros 20 de los preciados tesoros artísticos al país de África Occidental. Forman parte de una colección de unos 1.100 objetos saqueados del palacio del antiguo reino de Benín, que ahora pertenece a Nigeria, distribuidos entre 20 museos alemanes. Los objetos de bronce, marfil y otros materiales preciosos figuran entre las obras de arte más importantes del continente africano. En su mayoría fueron saqueadas por colonialistas británicos en 1897.

Godwin Obaseki, gobernador de la región en Benín, expresó su gran alivio en una entrevista a DW:

Hoy sabemos que la restitución es una realidad. Las promesas que se hicieron se están cumpliendo ahora. El día de hoy es muy significativo porque me dice que los alemanes están haciendo realmente lo que dijeron que harían.

Un joven transeúnte en Ciudad de Benín también se alegra de que los bronces vuelvan a Nigeria. Da las gracias a «todos los que han trabajado duro» para la devolución de los bronces, declaró a DW. Está segura de que habrá celebraciones en las calles en cuanto los tesoros artísticos vuelvan a su lugar de origen.

En Nigeria se construirá un museo moderno para guardar los bronces. Según Claudia Roth.

 la restitución es también un requisito previo para que hablemos de arte moderno, de cooperaciones entre museos, y para que desarrollemos planes conjuntos que ayuden a construir un campus moderno, a promover el trabajo arqueológico; en resumen, para crear un futuro común.

Todavía no hay fecha exacta para la construcción del museo. Pero la excavación de los cimientos ya ha comenzado provisionalmente. Mientras Ciudad de Benín espera la construcción del nuevo museo, los bronces permanecerán guardados en un depósito de la capital nigeriana. Alemania quiere apoyar financieramente el proyecto.

Creo que haríamos bien en contribuir a que los bronces vuelvan a encontrar aquí su hogar, afirma Claudia Roth. Este es el comienzo de una nueva relación entre Alemania y Nigeria y entre Europa y África«.

Restitución «histórica» de los bronces de Benín a Nigeria (msn.com)

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: