Homenaje a la vida moderna de la ciudad de Berlín, Potsdamer Platz, Ernst Ludwig Kirchner, 1914

Es uno de los cuatro estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Dresde que fundan el grupo expresionista Die Brücke en 1905.

Pintura de gran formato del ciclo de escenas callejeras del pintor expresionista Ernst Ludwig Kirchner de 1914.

Muestra dos cocottes vestidas elegantes , como se llamaba a las prostitutas en Berlín,  en una escena de medianoche, actuando para pretendientes posando en una isla de tráfico en la Potsdamer Platz de Berlín. 

 La historia del arte lo considera una obra importante de los Cuadros de Berlín con escenas callejeras anteriores a la Primera Guerra Mundial de Kirchner . 

Ha estado en el nuevo Berliner desde 1987.Exposición de la Galería Nacional .

La imagen tiene el formato de retrato 200 × 150 cm. 

Fue de propiedad privada durante muchos años, se prestó a la Galería Nacional de Berlín en 1987 y finalmente se compró en 1999. 

La imagen de Kirchner es una de las llamadas Escenas de la calle de Berlín , una serie de imágenes realizadas después de que se muda de Dresde a Berlín en 1913-1914. 

Muestra una situación de medianoche en la Potsdamer Platz de Berlín con numerosas figuras que representan a los transeúntes moviéndose en diferentes direcciones. 

Los hombres van vestidos de negro y tres mujeres van vestidas de rosa. 

En el primer plano del cuadro, en una especie de isla de tráfico, que también puede interpretarse como una bandeja muy inclinada de la que uno puede deslizarse fácilmente, dos mujeres del medio mundo, prostitutas, elegantemente vestidas, dispuestas a incursionar, pararse juntos. La mujer pelirroja de la izquierda finge estar vestida de negro.

Viuda de guerra con velo en la cara, lo que indica que la figura solo se completó después del inicio de la guerra en agosto de 1914, se muestra de perfil. 

La derecha viste un vestido azul Prusia y se muestra de frente . 

Ambas usan zapatos negros de tacón alto. La mujer vestida de azul parece darle un pequeño empujón con el pie derecho a su amiga, probablemente debería hacerse a un lado. 

La pose orgullosa de las mujeres se ve reforzada por los sombreros extravagantes y las expresiones faciales desdeñosas y parecidas a máscaras de los rostros estrechos. 

Las figuras masculinas del fondo son posibles pretendientes que cruzarán la calle para hacer contacto. 

Potsdamer Bahnhof está en el fondo de la imagenreconocible cuyo reloj marca la medianoche. 

En el borde izquierdo de la imagen hay un palacio de recreo con el entonces conocido lugar de encuentro Café Piccadilly, que luego se convierte en Haus Vaterland . 

Las dos mujeres son las bailarinas de discoteca Erna Schilling y su hermana Gerda, amigas berlinesas de Kirchner con las que hacía un trío. 

Son casi de tamaño natural en la pintura de gran formato. 

Por eso, Kirchner recomienda colgar el cuadro pegado al suelo. 

El entorno y el fondo con las otras figuras aparecen desproporcionados y distorsionados. 

El tema de la obra no es el cuadrado, sino la relación entre las figuras. 

La conexión entre el primer plano y el fondo de la pintura está formada por los hombres con las piernas abiertas, colocados a izquierda y derecha de las mujeres. 

Su sombrero en diagonal sobre su cabeza, por lo tanto, pretende referirse a la catástrofe de la Primera Guerra Mundial que esta en el aire:

El ciudadano todavía tiene su sombrero en la cabeza. Pero pronto perderá su sombrero y su cabeza

Las mujeres se apartan de los hombres y se disfrazan, lo que aumenta aún más la tensión erótica entre los grupos de figuras que pretende el artista. 

En este cuadro, el artista logra crear una tensión atmosférica y nerviosa entre las figuras individuales aisladas y alienadas, la arquitectura, la escena y su colorido. Los tonos irreales de rojo y rosa, los tonos verdes radiantes de la superficie de la carretera, que pueden explicarse por el alto contenido de verde de la antigua iluminación de gas de Berlín, y la composición de ángulo agudo con picos en forma de V en forma de cuña en primer plano. crear un elemento agresivo en la imagen. 

El propio Kirchner describe en su reseña titulada Das Werk(de 1925), la composición de sus escenas callejeras como «sensaciones no figurativas» y que «el sentimiento que se cierne sobre una ciudad, cómo la gente compone en masa y se mueve en órbitas» puede entenderse como una suerte de «líneas de fuerza «. . 

La imagen probablemente se inició en la primavera de 1914, pero no se completó hasta después de que comenzara la guerra en agosto. 

Hay una xilografía de Ernst Ludwig Kirchner que muestra una escena similar al revés. 

Según la historiadora del arte de Marburgo Hyang-Sook Kim, la representación de la mujer de la izquierda como viuda de guerra tiene un significado especial en esta pintura de Kirchner. 

Las prostitutas que se revelan como viudas después de la guerra franco-prusiana de 1870/1871 estaban mejor protegidas de las represalias policiales. 

Por un lado, la viuda de guerra representa la obligación social del duelo y la abstinencia, pero por otro lado, como una mujer joven que perdió a su esposo en la guerra, está al borde de ganar dinero debido a su mala situación económica. las pensiones se pagaban según el rango, no según la duración del esfuerzo bélico de subsistencia, ciertamente también a través de la prostitución. 

Ella vuelve a estar disponible sexualmente y, por lo tanto, se degrada al objeto del sexo opuesto.

 En esta imagen, el velo de la cabeza parece una jaula, lo que sugiere que Kirchner pretendía que el espectador de esta imagen comprendiera las contradicciones de la sociedad de la época, en la que, por un lado, los males sociales podían llevar a las viudas de guerra a la prostitución, pero por el otro.

Por otro lado las mujeres podían llevar luto y no mostrar ropa, poses o gestos provocativos. 

En la sociedad patriarcal, el velo de viuda sirve para controlar la sexualidad femenina. 

La visión emocionalmente controlada de Ernst Ludwig Kirchner sobre las mujeres no las reduce solamente a sus «portadoras emocionales» en este cuadro.

 Sobre todo, su vida interior mental sobrecargada se manifiesta particularmente claramente aquí. 

1914 fue un año especial para Kirchner, parecía Brücke tendría éxito solo en el mundo del arte, pero la Primera Guerra Mundial acabó con sus esperanzas. 

Kirchner desarrolló cada vez más un nerviosismo relacionado con la ansiedad, que luego podría calificarse incluso de patológico. 

1915 se ofreció como voluntario para el ejército, pero su crisis personal no pudo superarla, sino que le llevó a cambiar su imagen de la mujer de la ficción de una convivencia ideal a sentimientos negativos que llevaron a la satanización de la las mujeres y sobre todo quien dirigía putas.

El Kirchner Museum Davos posee la mayor colección mundial de su obra

1903 Kirchner esta en Múnich para estudiar pintura en la Escuela de Bellas Artes.

1905 funda con otros estudiantes el grupo Die Brücke (El puente) que pretendía crear un estilo plano con colores puros, inspirado en el arte primitivo y el fauvismo francés.

Este grupo y Der Blaue Reiter forman la segunda oleada expresionista.

Destaca el color antinatural, cálido, subjetivo y fulgurante; las formas planas, con poco interés por los volúmenes y la perspectiva, que se violenta en escorzos; uso de contornos trazados con líneas gruesas, como incisiones en madera.

Son estos artistas los que recuperan la técnica de la Xilografia, de origen medieval.

Los temas son generalmente escabrosos, en sintonía con la forma expresiva de mostrarlos: prostitución, locales nocturnos de dudosa reputación, calles angostas con personajes trajeados…

Kirchner sigue viviendo en Dresde hasta 1911.

Después se v, donde supo ra a Berlín y refleja la agitación y movimiento de una gran ciudad moderna.

Se interesa por el mundo de la prostitución callejera; un ejemplo destacado Prostitutas en rojo se halla en el Thyssen junto con otras siete obras del artista.

1914 con el estallido de la I Guerra Mundial, es movilizado, pero sufre una grave crisis nerviosa.

Al retornar de la guerra, en 1915, su situación mental no mejoró y su salud se resintió más tras sufrir un atropello. Tuvo que optar por la tranquilidad de Davos (Suiza), donde siguió pintando, en su mayor parte, paisajes más tranquilos, y menos estimados por la crítica actual.

1937, en plena ascensión del nazismo, su obra se calificó de arte degenerado y se destruyeron muchos de sus trabajos.

Su situación emocional empeora a raíz de ello y se suicida en Frauenkirch, cerca de Davos, en 1938.

Potsdamer Platz – Ernst Ludwig Kirchner y Paul Klee (smb.museum)

Trianart fotos

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: