El Barroco protestante, Ronda de noche, Rembrandt

 Es la obra de Rembrandt pintada entre 1639-1642.

Una de las atracciones del del Rijksmuseum de Amsterdam.

Aunque el título del lienzo como La ronda de noche está históricamente consolidado, su nombre original es La compañía militar del capitán Frans Banninck Cocq y el teniente Willem van Ruytenburgh.

Su verdadero título es descubierto gracias a la inscripción hallada en un Boceto preparatorio.

El cuadro es llamado en el siglo XIX Patrouille de Nuit por la crítica francesa, y Night Watch​ por Sir Joshua Reynolds.

Es una mala interpretación, debido a que, en esa momento, el cuadro esta degradado y oscurecido por la oxidación del barniz y la suciedad acumulada que parece una escena nocturna.

1947 tras su restauración, se elimina este barniz oscurecido, se descubre que el título no se ajusta a la realidad, ya que la acción no se desarrolla de noche sino de día, en el interior de un portal en penumbra al que llega un rayo de luz que ilumina intensamente a los personajes que intervienen en la composición.

La obra es encargada por la Corporación de Arcabuceros de Ámsterdam para decorar el Groote Zaal, Gran Salón, del Kloveniersdoelen, sede de la milicia.

Debido a esto, Rembrandt usa monumentales dimensiones para el lienzo.

En ella aparece la milicia del capitán Frans Banninck Cocq en el momento en el que este da la orden de marchar al alférez Willem van Ruytenburch.

Detrás de ellos aparecen los 18 integrantes de la Compañía, que pagan 100 florines al pintor por aparecer en el cuadro, una suma considerable para la época.

 Los dos oficiales probablemente pagan más, por el lugar privilegiado que ocupan en el cuadro.

 En total, Rembrandt cobra 1600 florines por este cuadro.

​Al ser la compañía de arcabuceros una institución municipal, La ronda de noche sigue siendo propiedad del Ayuntamiento de Ámsterdam, que la cede al Rijksmuseum en préstamo de uso sin contraprestación económica.

Los personajes aparecen captados por el pintor holandés tal y como los pudo contemplar en numerosas ocasiones en el momento en que a diario la compañía se preparaba para formar y salir a continuación ordenadamente para recorrer la ciudad en su misión de vigilantes del orden. Además, en el cuadro aparecen tres niños corriendo y un perro que animan la escena.

El encargo, que debe ser concluido para el banquete de inauguración de la sede de la compañía, es, junto a otros retratos corporativos, parte de la conmemoración de la llegada en 1638 a Ámsterdam de la reina madre María de Médicis, viuda de Enrique IV de Francia, exiliada por orden de su hijo Luis XIII y del intrigante cardenal Richelieu. Esta visita a la capital holandesa es celebrada por sus autoridades

El pago del trabajo se retrasa debido a que no cubre las expectativas de los miembros de la milicia, por no estar perfectamente definida la presencia de la mayoría de ellos.

 A pesar de su calidad, también pasa desapercibida para la crítica en su día.

La escena de la compañía forma parte fundamental de la tradición holandesa de retratos colectivos que surgen en la llamada Edad de Oro del arte holandés.

Autores contemporáneos como Frans Hals se dedican casi en exclusiva a este tipo de retratos de encargo.

Personajes principales

Capitán Frans Banninck Cocq o Banning Coq (1605–1655): capitán de la compañía y figura central que vertebra los ejes del cuadro.

Con la mano indica la orden a su teniente y la alarga al espectador, incluyéndolo en la escena.

 Pese a evitar un orden jerárquico en la distribución de los miembros de la milicia, Rembrandt le otorga la posición predominante que su cargo le reserva.

Teniente Willem van Ruytenburch o van Ruytenburgh (1600-1657): teniente de la compañía, es el que recibe la orden de preparar la compañía para la formación. Ruytenburch es de baja estatura, y, para que no quede muy disminuido junto al gigantesco capitán Cocq, Rembrandt lo realza empleando en su uniforme un tono amarillo al que hace vibrar iluminado por un rayo de sol.

La niña: es un personaje clave en el cuadro, por ser el único femenino y servir de foco de luz.

La niña no se encuentra en penumbra y las sombras no la tocan. Parece un espectro que poco tiene que ver con el resto de los personajes.

Por esta inusual cualidad, muchos críticos ven en la niña un retrato de Saskia van Uylenburg  (1612-1642), primera esposa del pintor, que muere prematuramente en el año en que es pintado el lienzo, posiblemente de tuberculosis.

Saskia es modelo de muchos de los retratos del autor.

Viste un traje amarillo limón y en la cintura le cuelga un gallo blanco con pinceladas azules —el emblema de la compañía—, que Rembrandt representa de esta manera, en sustitución del habitual blasón de este tipo de retratos colectivos.

Personajes secundarios

El resto de los personajes del lienzo son los siguientes quince miembros de la milicia cívica

Rembrandt se aparta de lo convencional, evitando una escena estática y formal, y generando, en cambio, una de acción, más del gusto del Barroco imperante.

Muestra a los soldados apurados para embarcarse en una misión (que tipo de misión, o si se trataba de un patrullaje ordinario es todavía motivo de discusión).

Este ordenamiento es completamente original y constituye un nuevo modo de concebir el retrato colectivo.

Su estilo causa la contrariedad de algunos miembros de la milicia, que por su ubicación en el fondo de la escena son difícilmente distinguibles.

A diferencia de cuadros de la misma temática, en que la disposición de las figuras siguen un orden jerárquico preciso, el pintor basa la colocación de los personajes únicamente en razones plásticas. Los rígidos cánones de los retratos corporativos sólo traducían rutina y convencionalismo e imposibilitaban la expresión personal y dramática.

Sin embargo, la composición aparentemente desordenada está en realidad construida de un modo racional según los dos ejes medios del rectángulo que conforma el lienzo:

La sensación de espacio en diferentes niveles: el de la penumbra del portalón, el de la calle radiante de sol y el del observador, se asemeja a otros juegos compositivos típicamente barrocos como se pueden encontrar en Las Meninas de Velazquez o el jardín del amor de Rubens.

Selfporttrait

El dibujo, queda disminuido por la importancia del color y la luz, siendo poco nítidos los contornos de las figuras.

Influido por Caravaggio, Rembrandt usa el tenebrismo y el claroscuro, creando fuertes contrastes entre la penumbra y la luz.

La luz proviene de la izquierda, según la dirección de las sombras proyectadas.

Esta luz, a pesar de su concepción realista, no actúa uniformemente, sino que ilumina y destaca a ciertos personajes y relega a otros a la sombra.

Self-Portrait, 1658

 En ocasiones parece que nace del interior de las figuras, como en el caso de la niña que corre.

La iluminación es la gran protagonista de este cuadro, porque recrea una atmósfera mágica de penumbras doradas, sombras envolventes y luces cegadores.

Autoretrato de Rembrandt

El emplazamiento original para el que es pensado el lienzo es el Groote Zaal, Gran Salón, del Kloveniersdoelen, sede municipal de la Compañía de Arcabuceros de la capital holandesa. Este edificio es destruido y reemplazado a mitad del siglo XIX por el actual hotel Doelen.

En 1715, La ronda de noche se traslada al Ayuntamiento de Ámsterdam en la Plaza Dam.

Sus grandes dimensiones hacen que sea mutilado en esta época cuando le es cortada una franja en el lateral izquierdo y superior, eliminando a tres de los personajes de la escena.

Conocemos su aspecto originario debido a diferentes copias anteriores a 1715, entre las que destaca una réplica de Gerrit Lundens  conservada en la National Gallery de Londres.​

Cuando las tropas napoleónicas ocupan los Países Bajos y  Napoleón entroniza a su hermano Luis como rey de Holanda en 1806, el Ayuntamiento se convierte en Palacio Real (aún mantiene esta función real) y los magistrados municipales trasladan el cuadro a la  Trippenhuis, es decir, la casa de la familia Trip.

Inmediatamente, Napoleón ordena su vuelta a palacio y se mantiene allí hasta la caída del Imperio napoleonico.

Tras esto, La ronda de noche vuelve a la Trippenhuis ya convertida en el Rijksmuseums , como Galería Nacional de Arte de los Países Bajos.

1885 finalizan las obras del actual edificio del Rijksmuseum y el cuadro se traslada a su ubicación actual.

Durante la II Guerra Mundial, para salvar el patrimonio artístico durante el conflicto, los fondos más importantes del Rijksmuseum son depositados en diferentes bunkeres denominados Refugios Nacionales construidos en las dunas de Heemskerk y Zandvooort.

En 1942, los cuadros se vuelven a trasladar a refugios en Steenwijk y Maastricht.

La ronda de noche esta oculta durante cinco años siendo su último emplazamiento un búnker en el subsuelo.

Es separada de su marco y enrollada en un cilindro.

El  25 de junio de 1945, La ronda de noche vuelve a Ámsterdam, siendo restaurado en el taller del Rijksmuseum.

Aparte de la mutilación del  siglo XVIII, La ronda de noche ha sido objeto de algunos ataques vandálicos. Limburgo

El  13 de septiembre de 1975, un desequilibrado mental atacó la obra con un cuchillo haciéndole numerosos cortes en zig-zag.

 El lienzo es restaurado con éxito, aunque aún pueden apreciarse in situ las huellas de este atentado.

1985, un visitante del museo rocía la pintura con un spray de ácido que lleva oculto.

La rápida intervención de los guardias de seguridad y el agua que le fue pulverizada neutralizan el ácido que afortunadamente no llega a tocar el lienzo y sólo dañó el barniz. De nuevo, la obra fue restaurada por completo.

La ronda de noche es uno de los cuadros representativos de la obra pictórica de Rembrandt, por las novedades compositivas y técnicas que aporta. Es la aportación del genio holandés a la pintura barroca. No es el único retrato colectivo que realiza Rembrandt, y aunque relevantes, el autor prefirió los retratos unipersonales y de pequeñas dimensiones (entre ellos sus autorretratos).

El XVII ES una época de grandes cuadros compuestos por numerosos personajes siguiendo la tipología del Barroco.

Cercanos a Rembrandt, trabajan otros grandes genios de la pintura como Peter Paul Rubens o Frans Haals, que realizan grandes telas con retratos colectivos.

Rubens prefiere el tema mitológico o religioso en  escenas con multitud de elementos.

Hals por su parte se dedica a los tradicionales retratos corporativos en la ciudad de Haarlem, dotándolos de gran riqueza psicológica en su ejecución.

Por otro lado, desde una óptica distinta, Diego de Velazquez compone también telas monumentales con técnica similares a las de Rembrandt, aunque la temática es complementaria.

Velázquez realiza escenas históricas al servicio de la corte española, sin duda una empresa mayor que un cuadro por encargo de una compañía militar y pagado a cuotas.

Pero el uso de la disposición aparentemente descuidada y la distribución de elementos para centrar la atención al centro del lienzo es común entre ambos pintores.

https://elpais.com/tecnologia/2022-01-05/rembrandt-en-maxima-resolucion-para-admirar-hasta-el-minimo-detalle-de-la-ronda-de-noche.html

https://es.wikipedia.org/wiki/La_ronda_de_noche

https://elpais.com/cultura/2019/07/08/actualidad/1562582081_099295.html

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: