Muerte al sátrapa a manos de una mujer

Judith decapitando a Holofernes, Caravaggio, ca. 1599.

La ciudad de Betulia estaba sitiada por las tropas asirias. El general que las mandaba era Holofernes y quería apoderarse de la ciudad. Los judíos estaban angustiados, pues carecían casi de agua. Su situación, pues, era crítica.

Judith y Holofernes, Artemisia Gentileschi, 1613.

Había en la ciudad una joven viuda, llamada Judit, mujer muy bella y de noble y digna presencia. Su marido, Manasés, le había dejado oro y plata, siervos, ganados y campos que ella por sí administraba. Era mujer muy temerosa de Dios y estaba entregada a la oración, al ayuno y a la penitencia.

Goya, Judith y Holofernes

Vio Judit cómo el pueblo estaba muy abatido y dispuesto a entregar la ciudad al enemigo. Entonces ella habló al pueblo y le prometió salvar a Betulia. Judit se postró, rostro en tierra, y clamó con gran voz al Señor pidiéndole quebrantara el poder de los enemigos del pueblo de Israel.

Historias de Judith. Sandro Botticelli. Témpera sobre panel de madera, 31 x 24 cm. Ca. 1470-1472. Galería de los Uffizi, Florencia. Izquierda, Descubrimiento del cuerpo de Holofernes. Derecha, Regreso de Judit a Betulia.

Una mañana se vistió Judít con toda elegancia; aderezó sus cabellos, púsose un adorno en la cabeza y se embelleció con brazaletes, anillos y aretes. Tan bella estaba que todos quedaron maravillados.

Llenó una alforja con alimentos y saltó de Betulia, acompañada de una esclava, y se pasó al campo enemigo para entrevistarse con el general Holofernes. Ante la presencia de éste, ella habló y todos quedaron admirados de su belleza y sabiduría.

Judith con la cabeza de Holofernes de Gustaf Klimt

Holofernes dio un espléndido banquete en honor de Judit. El general le dijo: «Bebe y alégrate con nosotros.» Judit le contestó: «Beberé, señor, que yo tengo este día por el más grande de toda mi vida.»  

pintura-judith-saliendo-de-la-tienda-de-holofernes-sandro-botticelli-

Quedó Judit sola en la tienda, y Holofernes tendido sobre su lecho, todo él bañado en vino. Dijo Judit a su sierva que se quedase fuera de la alcoba… Y acercándose a la columna del lecho que estaba a la cabeza de Holofernes, descolgó de ella su alfanje; llegándose al lecho, le agarró por los cabellos de su cabeza y al tiempo que decía: Dame fuerzas, Dios de Israel, en esta hora». Y con toda su fuerza le hirió dos veces en el cuello, cortándole la cabeza… y tomándolo, salió enseguida, entregando a su sierva la cabeza de Holofernes.

Ambas salieron juntas, atravesando el campamento enemigo y llegaron a las puertas de Betulia. Judit gritó a los centinelas de la ciudad:

Nuevo Caravaggio descubierto sobre el mismo tema. Pero esa es la tela que una familia francesa de las afueras de Toulouse encontró en su ático cuando reparaba en 2014 una fuga de agua. Oculto tras un muro, no demasiado grueso, estaba un lienzo oscurecido por el polvo y el tiempo. Los propietarios de la casa telefonearon a un subastador de la zona, Marc Labarde, quien a su vez era socio de un galerista experto en Maestros Antiguos bien conocido en París: Eric Turquin. Juntos, con agua y un algodón, limpiaron por encima el cuadro. A primera vista parecía uno de los muchos lienzos caravaggistas que circulan por el mercado. Sin embargo un trabajo más concienzudo de restauración abrió la puerta a otras miradas.

«Abridnos las puertas, nuestro Dios está con nosotros para mostrar una vez más su fuerza en Israel y su poderío contra los enemigos, cuando hoy acaba de hacerlo.» Entró Judit en la ciudad acompañada de su sierva y todo el pueblo la rodeó con gran expectación. Ella, a la vista de todos exclamó:

«Alabad a Dios, que no ha apartado su misericordia de la casa de Israel.» Sacó la cabeza del general y mostrándola al pueblo dijo: «Ahí tenéis la cabeza de Holofernes.» Todo el pueblo quedó estupefacto y doblando las rodillas adoraron al Señor.

Esta es la primera versión de ‘Judith y Holofernes’ concebida por Caravaggio. La escena se pintó en Roma en 1599.

Colgaron del muro la cabeza de Holofernes y todos los hombres de Israel tomaron las armas. En el campamento enemigo, al ver muerto a su general, todo fue confusión, huyendo a la desbandada el ejército asirio. En su huida, los asirios fueron exterminados por las huestes de Israel.

La vida de Michelangelo Merisi da Caravaggio, igual que su obra, esta marcada por la lucha entre la luz y la oscuridad.

Es caballero de la Orden de Malta, de la que es expulsado.

Ambas obras, para su comparación. A la izquierda, el óleo de Caravaggio. A la derecha, el de su aprendiz Gentileschi.Ambas obras son como un espejo en el que se reflejaron sus autores. En la de Caravaggio, aparece el provocador. En la de Gentileschi, la heroína. Caravaggio pintó a un Holofernes que muchos historiadores del arte identifican con un autorretrato suyo. ¡Como si pintara propio asesinato! «Hay que tener en cuenta», apunta Rubayo, «que ya lo había hecho otras veces, como en David con la cabeza de Goliat«. Por su parte, la cara de esfuerzo de la Judit de Artemisia posee las ansias de venganza y la rabia que la pintora debió de sentir cuando padeció en sus carnes los desplantes de la época por ser mujer y dedicarse a un oficio elevado como el de la pintura. «Siempre estuvo rodeada de prejuicios y desventajas que impidieron que pudiera olvidar su condición de mujer y víctima», resuelve la historiadora. Gentileschi se esforzó en su Judit decapitando a Holofernes (expuesto, hoy, en la Galería Uffizi de Florencia) por imprimir en el lienzo todo su conocimiento artístico y demostrar que tenía la calidad suficiente como para codearse con los más grandes de su tiempo, incluso con el gran Caravaggio. Y, cuando menos a largo plazo, lo consiguió. Además, «ha pasado a la historia como un icono feminista», añade Rubayo, «y como una de las pioneras en la representación de poderosas heroínas». 

Los excesos y la delincuencia marcan su vida.

Es culpado de asesinato y condenado a muerte, aunque años más tarde recibe elindulto.

Tras ser indultado, pierde el barco a Roma y muere en Nápoles por una infección.

‘El sacrificio de Isaac’, de Caravaggio (1571-1610). Obra procedente de la florentina Galleria de los Uffizi.MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

Esta obra, que se está en el Palacio Barberini, marca su etapa de contrastes entre luces y sombras. 

Judit y Holofernes es un cuadro de inspiración Bíblica, pintado en 1599.

Está basado en la historia del libro Judit, rechazada por los protestantes, pero que los papas católicos Sixto V y Clemente VIII mantienen en la Biblia de 1592.

La pintura muestra al general Holofernes en el momento de ser decapitado por Judit, la mujer que lo emborracha para evitar que ataque su ciudad.

Provoca reacciones de horror y sorpresa entre los visitantes de su primera sede, pues Caravaggio logra dotar a la obra de gran realismo y crudeza.

Judit se muestra de pie, majestuosa e impertérrita, mientras que su criada, quien le ha proporcionado la espada, está nerviosa y al acecho de lo que pueda pasar.

Los efectos de la obra serían recreados más tarde por las versiones de Artemisa Gentileschi (Judith decapitando a Holofernes, 1620) y Francisco de Goya 8Judith y Holofernes de 1820). 

Recientemente se ha encontrado otra versión del tema cerca de ToulouseFrancia, atribuida al gran maestro italiano.

https://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/enero_11/25012011_02.htm

http://molibdenomolar.blogspot.com/2006/11/judit-y-holofernes.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Judit_y_Holofernes_(Caravaggio)

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: