Jackson Pollock

El pintor estadounidense Jackson Pollock, en 1943 junto a ‘Mural’.

 A principios del XX Van Gogh utiliza distorsión, color y línea, para trasmitir mensajes emocionales, sus obras abren el camino al expresionismo.

1920 se habla de Expresionismo Abstracto en la obra de Vasili Kandinsky.

1935 el Federal Art Project ofrece empleo a artistas, incluyendo a los futuros expresionistas abstractos (Willem de Kooning, Jackson Pollock y Mark Rothko).

1939-1945 durante la guerra los artistas europeos huyen a EEUU.

1950 finales los happening de Allan Kaprow en Nueva York preludian las performance, nuevas formas de arte expresivo.

1912 Jackson Pollock nace en el seno de una familia humilde de granjeros en Cody (Wyoming).

Estudia en el Art Students League de Nueva York, donde aprende de Thomas Hart Benton.

Trianart fotografía

1935-1943 trabaja el muralismo y la pintura de caballete.

Trianart fotografía

1943 por primera vez, en la Peggy Guggenheim Gallery expone en solitario, y logra que el MOMA de Nueva York adquiera uno de sus cuadros.

El cuadro ‘Polar Stampede’ (1960), de Lee Krasner. SFMOMA

1945 se casa con la pintora Lee Krasner en East Hamptom, donde Pollok comienza a pintar sus drip painting.

El alcohol persigue a Pollock toda su vida.

Su personalidad voluble, su afición a la bebida, su aspecto de tipo duro y su arte revolucionario cautivan la atención de los medios y cautivan la mitología romántica asociada a su nombre.

Pollock deja de pintar en 1954, dos años antes de fallecer en un accidente de automóvil.

Destacan

1943 Mural

Peggy Guggenheim y Jackson Pollock ante ‘Mural’.

1946 Ojos en el calor

1950 Lavender Mist: number 1.

1952 Convergence

Jackson Pollock, Convergence

El Expresionismo Abstracto engloba varios estilos pictóricos muy diferentes entre si que comparten un intenso contenido emocional o expresivo.

 A pesar de que los artistas vinculados a este movimiento sienten una animadversión extrema a la sociedad conservadora de EEUU de posguerra, el expresionismo abstracto se considera un fenómeno estadounidense.

Este arte producido en plena guerra fría es la antítesis a la rígida conformidad del arte soviético.

El Expresionismo Abstracto da lugar a dos corrientes o tendencias:

La action painting y la colour field painting, aunque algunos artistas están a caballo entre ambas.

Los action painters, como Jackson Pollock, Willem de Kooning y Franz Kline, realizan espectaculares obras de carácter dinámico y ponen énfasis en el acto de creación en si mismo.

Las obras de los color field painters en cambio como Mark Rotko y Barnet Newman, son mas sosegadas y los colores aplicados en grandes superficies, pretenden inspirar cierto sentido de trascendencia e invitar al espectador a una suerte de meditación.

Muchos expresionistas abstractos están influidos por la concepción surrealista del arte y consideran que la obra debe ser fruto directo de la mente subconsciente.

Conceden un interés particular al automatismo, donde el artista no busca controlar sus manos sino que permite a la mente inconsciente tomar las riendas.

La action painting expresa sentimientos intensos mediante exuberantes aplicaciones de pintura, a menudo en lienzos de grandes dimensiones.

Jackson Pollock, 1950 (Trianart foto).

Las obras que popularizan a Pollock se conocen como Drip Painting (obras de goteo) que realiza en 1947-1952) lo que le vale el apodo de Jack the Dripper, un juego de palabras de Jack the Ripper, Jack el Destripador.

Ritmo de otoño es uno de los drip painting más aclamados de Jackson Pollock.

‘Ritmo de otoño (Número 30)’ (1950), de Jackson Pollock, conservado en el Metropolitan Museum de Nueva York. METROPOLITAN MUSEUM OF ART

El fotógrafo alemán Hans Namuth fotografía y filma a Pollock mientras trabaja en este proyecto dejando un testimonio de las técnicas del artista y de las fases de la evolución del cuadro.

Las fotografías revelan que pese a que el método de Pollock, es espontaneo y no sigue imágenes pensadas con anterioridad o dibujos preliminares, su obra esta lejos de ser fruto del azar, pues implica destreza y concentración inmensas.

Blue poles’, de Jackson Pollock (1952). POLLOCK-KRASNER FOUNDATION/ARS

Tampoco requiere una perdida absoluta de control según afirma Pollock

Puedo controlar el flujo de pintura, no existe nada accidental.

Pollock trabaja el lienzo de forma metódica.

Comienza por la esquina superior derecha y a partir de ahí, avanza hacia la izquierda.

Sujeta la lata de pintura con la mano izquierda y con la derecha sostiene un pincel seco con el que salpica la tela.

Jackson Pollock, The Deep, 1951

Primero elabora un esqueleto de delgadas líneas negras y acentúa alguna de ellas con chorros de pintura que diluye para que penetre mejor la tela sin marcar.

Las fotografías de Namuth permiten ver tres formas humanoides en las fases mas tempranas de la composición que van desapareciendo bajo las densas capas de pintura.

En la siguiente fase aplica golpes de pintura marrón, blanca y gris turquesa que rompen las líneas continuas.

Después añade una última de finas líneas negras, confiriendo aún más agitación al conjunto, pues no existe un enfoque o punto de vista único.

Si bien se trata de una obra abstracta (y Pollock hace todo lo posible por borrar toda huella de elementos figurativos) no esta por ello vacía de contenido.

Teniendo en cuenta las líneas agitadas, los colores y las pistas proporcionadas por el titulo (añadido por insistencia del marchante de Pollock) resulta fácil imaginar la energía de los arboles mecidos por el aire o de las hojas arremolinándose en un ventoso día de otoño.

Las dimensiones de Ritmo de otoño (279 por 530) dan al espectador la sensación de estar inmerso en un paisaje donde las fuerzas elementales se despliegan desenfrenadas.

Diferentes expertos consideran la obra como un eco pictórico de los ritmos de Dixieland, un estilo de Jazz del que Pollock es un gran admirador, mientras que por otro lado, ha habido quien se ha interesado por su expansividad y su insistente horizontalidad como guiños a los extensos espacios abiertos del Lejano Oeste.

Jackson Pollock, 1951 (Trianart foto).

Las obras de Pollock pese a su aparente espontaneidad viven una evolución artística larga y compleja, modelada por varias influencias.

Se forma bajo Thomas Hart Benton, que esta especializado en escenas de la vida rural de EEUU.

Mas tarde entra en el taller experimental del muralista mejicano David Alfaro Siqueiros, donde descubre algunas técnicas poco ortodoxas, como la del uso artístico de las gotas de pintura.

1938 Pollock comienza un tratamiento por su alcoholismo y sus terapeutas jungianos le aconsejan el dibujo y la exploración del simbolismo inconsciente.

Es entonces cuando las formas arquetípicas comienzan en su arte.

Pollock esta al corriente de las vanguardias artísticas del otro lado del Atlantico y admira a Pablo Picasso y Joan Miro.

Además la Modernidad europea llama a su puerta cuando muchos surrealistas Emigrados como Andre Masson, Max Ernst y Roberto Matta Echaurren se instalan en Nueva York para escapar del nazismo.

Los primeros lienzos de Pollock son figurativos, representan escenas del mundo rural de EEUU, dotadas de cierta turbulencia enérgica.

1940 Pollock comienza a experimentar con la innovadora técnica pictórica que se convierte en su sello personal.

Un visitante toma una foto de la pintura ‘Mural’ (1943) de Jackson Pollock en la exhibición de la Royal Academy londinense. DANIEL LEAL-OLIVAS AFP

El primer paso es desarrollar la tela sin estirar previamente y fijarla en el suelo.

La Loba 1943. Trianart foto.

A continuación, a veces quieto y a veces en movimiento, aplica la pintura, derramando en chorros o salpicando con el pincel.

Circuncisión. Trianart foto.

El tamaño de su estudio que es un granero, le permite trabajar en torno a la tela y aproximarse desde todos los ángulos, así logra una composición all-over, donde no existe un punto focal y las esquinas del lienzo tienen tanta importancia como el centro.

Jackson Pollock. 1948. Trianart foto.

Movido por el deseo de alejarse de las herramientas habituales del pintor, Pollock cambia el caballete, la paleta y los pinceles por los palos, las toallas y los cuchillos.

Ocean Grisura, 1953. Trianart foto.

A veces sustituye la pintura por aluminio fluido y esmalte e incorpora otros elementos como arenas y esquirlas de vidrio.

Jackson Pollock, 1950. Trianart foto.

Durante la vida del artista, las action paintings de Pollock son tan objeto de admiración como de burla.

Pero en cualquier caso, les debe enorme éxito.

1949 un articulo de Life sugiere que es el mejor artista estadounidense con vida.

‘Mural’ de Jackson Pollock en el Museo Picasso de Málaga. La obra fue un encargo de la coleccionista Peggy Guggenheim, en el verano de 1943, para decorar la entrada de su apartamento de Nueva York. La pintura se entregó a principios de noviembre. Las características de la estancia, alargada y estrecha, proporcionaron una forma de contemplarla, sin distancia, que al final persiguieron todos los artistas expresionistas. “Los invitados que iban a la casa de Peggy Guggenheim se encontraban inmersos en la obra, como dentro del lienzo, y eso se convirtió en un objetivo”, ha explicado Sean O’Harrow, director del Museo de Arte de la Universidad de Iowa, propietario del cuadro.

1952 después de esta fecha deja de crear drip painting y las imágenes reconocibles aparecen de nuevo en sus telas.

Retrato y un sueño, 1953. Trianart foto.

Pollock no funda una escuela pictórica ni deja tras de si hordas de imitadores, sino que ejerce una influencia mas amplia.

Una clase en la Universidad de Iowa presidida por la obra de Pollock.

Abre el camino hacia la liberación de los métodos tradicionales de producir arte y consigue que el acto de creación en si mismo tenga un acto de relevancia.

Jackson Pollock, 1949. Trianart foto.

A partir de ese momento los artistas ven el lienzo como un escenario donde actuar.

Lo que va a suceder en el lienzo no es una imagen sino un evento.

Las fotografías, frenéticas y borrosas que Hans Namuth toma mientras Pollock trabaja, transmiten un sentido de la energía del momento creativo que mas adelante, durante las décadas 1960-1970 toma forma en el arte de las performance, donde los limites entre el artista y la obra se difuminan.

Palffy Georgina, Atkinson Sam. El libro del arte, Editorial Akal, Madrid 1919

https://elpais.com/cultura/2016/06/26/babelia/1466977123_804254.html

https://elpais.com/cultura/2016/09/20/actualidad/1474395600_373288.html

https://elpais.com/elpais/2019/05/08/ciencia/1557309166_840974.html

https://elpais.com/cultura/2020/04/02/babelia/1585850893_998022.html

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: