Gordon Mata Clark

Estudia arquitectura en la Universidad de Ithaca en el Estado de Nueva York, pero decide ser artista y no ser ni ejercer de arquitecto.

La auténtica naturaleza de mi trabajo con edificios está en desacuerdo con la actitud funcionalista, en la medida en que esa  profesionalidad cínica ha omitido cuestionar o reexaminar la calidad de vida que se ofrece.

1970-1978 desarrolla el corpus su obra -no objetual- y trabaja en la urgencia de los cambios económicos, políticos, sociales y culturales que la crisis muestra.

Es heredero de los años sesenta del pop, minimal y conceptual.

En su restaurante gestionado por artistas.
Verano del 77

Erige un entramado política y artísticamente articulado, de crítica institucional, generando experiencias colectivas en el interior del espacio público.

Ve los edificios como esculturas con tuberías y, en una sucesión de metáforas dentro de otras, indaga espacios internos más allá de la geometría construida.

Cuestiona los patrones de la arquitectura a finales de los años 60 y durante la década de los 70, generando en NY una serie de obras con las que define una nueva anatomía del paisaje urbano.

Cortando y desmantelando estructuras de viejos edificios, consigue integrar el espacio arquitectónico interior al espacio público y urbano.

Reorienta sus conocimientos en arquitectura, utiliza el propio medio para cuestionar y replantearse las bases y postulados de la arquitectura más tradicional.

La mayor parte de estas intervenciones son realizadas al sur del Bronx, un barrio marginal que sufre un fuerte declive económico debido a el éxodo masivo de la clase media a los suburbios.

 Su obra influencia a una generación de jóvenes arquitectos, seguidores del deconstructivismo como, Frank Gehry, Peter Eisenman o Daniel Libeskind.

©Gordon Matta-Clark. Bronx Floor: Boston Road, 1972

En este contexto, Gordon Matta-Clark crea junto a un grupo de artistas coetáneos las bases de un nuevo movimiento que discute sobre una nueva concepción de arquitectura, que intenta romper con el modernismo y los cánones clásicos.

Este planteamiento subversivo marca las bases para la nueva corriente de Anarquitectura, una corriente que es seguida por artistas como Laurie Anderson, Tina Girouard, Suzanne Harris, Jene Highstein, Bernard Kirschenbaum, Richard Landry o Richard Nonas.

Hay referencias que atestiguan que el primero en usar Anarquitectura es el británico Robin Evans, quien utiliza el termino para oponerse al libro clásico de Le Corbusier, titulado Hacia una arquitectura.

En ambos casos tanto Matta-Clark como Robin Evans se refieren a lo mismo en sus escritos, critican la forma en como el estilo modernista aniquila los idealismo propios de una evolución natural de la arquitectura.

© Gordon Matta-Clark Day’s End, 1975

Para Gordon Matta-Clark es fundamental ir más allá de los conceptos de modulo y repetición, para embarcarse así, en concepciones más trascendentales de la arquitectura.

Se trataba de dar una nueva dimensión a la Arquitectura donde poder interactuar con el propio espacio público y la ciudadanía.

Gordon Matta-Clark es uno de los primeros artistas que fomentan y defienden el Grafiti como medio de expresión de los jóvenes desfavorecidos que deambulaban por las inmediaciones del Bronx, otra forma de mostrar rebelión contra la autoridad del arquitecto.

Tiene un gran compromiso social en toda su obra.

Los nuevos planteamientos de Matta-Clark no son revolucionarios por querer cambiar la arquitectura sin más, no es cuestión de mera originalidad plástica, sino que se trata de una apertura, un nuevo papel que debe adoptar la arquitectura como reto ante el espacio público y la ciudadanía.

En gran parte de su trabajo se observa un constante enfoque social, que le lleva en todo momento, a replantearse el contexto social y socioeconómico que le rodea.

Como prueba de ello y siendo muy consciente del deterioro del Bronx, se convierte en uno de los promotores más importantes de la época, en habilitar y crear las condiciones para que los jóvenes desfavorecidos tomen posesión de su entorno.

Tengo interés en una expedición al subsuelo: una búsqueda de los espacios olvidados y enterrados bajo la ciudad… Esta actividad debería sacar el arte de la galería e introducirlo en las cloacas.

 

 

 

 

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: