Historicismo o los Revivals y el nacimiento del nacionalismo

Esta fórmula que alude al descubrimiento del pasado artístico cuando este se convierte en un popurrí de variados estilos arquitectónicos donde inspirarse de forma indiscriminada, es un fenómeno curioso en la arquitectura del XIX.

La historia en la época clásica tiene un carácter de patrón normativo, pero al principio de nuestra época se trivializa, porque los valores se relativizan no hay un valor predominante, sino que en principio un valor equivalente, aunque dos épocas que convivan en una construcción puedan entrar en contradicción.

El top de los historicismos es el neogótico que alcanza gran éxito en la época romántica, tanto por su mirada atrás en la Edad Media como por ser una seña de identidad en la época del nacimiento del nacionalismo.

La tradición gótica muy arraigada en la Europa continental no desaparece en el Renacimiento, en nuestro país desaparece a finales del siglo XVI, retornando de nuevo a su espíritu en el Barroco.

Algo similar ocurre también en Francia como lo demuestra el caso de Salomón de Brosse en el siglo XVII o el de Soufflot en el XVIII y todavía más en UK, país que se considera el impulsor del neogótico en arquitectura, artes plásticas y literatura.

Ahí está la novela gótica en la segunda mitad del XVIII, con Horace de Walpole (1717-97) y su casa de campo Strawerry Hill en estilo gótico.

A partir de esta moda hay de todo, desde un uso decorativo del gótico hasta decoraciones rigurosas sobre su estructura, pero se emplea también para todo tipo de experimentos exóticos como el gótico indio, como excusa política nacionalista, como reivindicación de la religiosidad, la artesanía y el modo de trabajo artesano medieval frente a la moderna producción industrial.

Desde el punto de vista teórico e investigador también hay notables investigaciones como la de restauración de Eugene Viollet le Duc.

En comparación con otros revivals como el neorrenacimiento, neobarroco, neobizantino, neoárabe, su extensión y duración son mayores.

Destaca el Parlamento británico de Londres que Charles Barry y A. W. Pugin inician en 1836, hasta la inconclusa Sagrada Familia de Gaudi (1852-1926).

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: