Vedute

Emerge en Venecia en el siglo XVIII y demandada por el público, la pintura denominada vedute, que pertenece a un género menor pues son panorámicas de la ciudad.

Una derivación del paisaje y también de la escenografía que aunque tiene muchos antecedentes sobre todo en la propia obra de extranjeros afincados en Venecia destacando Heinz, Ritchter, Gaspar van Vittel, italianizado como Vanvitelli (1653-1736), aunque quien de verdad influye en que arranque esta especialidad es  el urdinense Luca Carlevarijs (1663-1730).

El género se desarrolla a partir del fastuoso cortejo de los embajadores en el que se sintetizan varios elementos como la imagen de la ciudad, las procesiones, cortejos y marchas triunfales y gusto por lo exótico.

El representante del género es Giovanni Antonio Canaletto (1697-1768) que consigue el máximo de esta pintura y la difunde por toda Europa por el éxito conseguido en Londres.

Consigue una pintura exótica y sentimental, utiliza los recursos de la familia Bibiena que se dedica a decorados teatrales para urdir complejas perspectivas arquitectónicas en ángulo para facilitar la visión de panoramas grandiosos.

Al trabajar para turistas hace lugares pintorescos con procesiones, ceremonias y carnavales.

Es una crónica muy detallada.

Dice un catalogo de exposición del Thyssen que Canaletto aprende los principios de la pintura como decorador de amplias escenografías teatrales, oficio en el que ayuda a su padre, Bernardo Canal.

En 1719, en compañía de su progenitor, realiza un viaje a Roma, donde conoce la obra de un vedutista amante de las ruinas clásicas y de las grandes vistas, Giovanni Paolo Panini.

En su formación como pintor ocupan un lugar relevante, por la influencia que tienen sobre él, los trabajos de Luca Carlevarijs y Marco Ricci.

De vuelta a Venecia, en 1720, se inscribe en el gremio de pintores, en cuyo registro figura hasta 1767.

 En la década de 1720 se fechan sus primeras vistas de Venecia, correspondientes a encargos de Stefano Conti y del príncipe de Liechtenstein.

Su amistad con el cónsul británico Joseph Smith, principal cliente y difusor de su arte en Gran Bretaña, data también de esos años.

Entre 1740 y 1741 realiza un viaje por el río Brenta durante el cual ejecutó numerosos dibujos y pinturas.

 En 1746 se marcha a Inglaterra, donde permanece hasta 1756. De esta etapa son sus vistas de la campiña inglesa y de Londres.

En 1760 está de nuevo documentado en Venecia, ciudad en la que continuó su actividad pictórica, aunque se detecta ya una regresión en su capacidad creativa.

 Canaletto es nombrado, en 1763, miembro de la Academia de Pintura y Escultura.

A la altura de su pintura hay que situar sus trabajos como dibujante y grabador, entre los que destacan sus series de aguafuertes, como la dedicada al cónsul Smith, Vedute altre prese dai luoghi altre idéate.

Gran parte de su producción estuvo destinada a coleccionistas extranjeros que, a su paso por Venecia durante el Grand Tour, adquirían sus pinturas.

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: