Paisaje, paisatje, paysage, paesaggio, landscape, landschaft

El concepto de paisaje no es universal, como indica Agustín Berque en pensamiento paisajero (Biblioteca nueva 2009) geógrafo y orientalista francés, no todas las culturas son culturas paisajistas.

Las culturas campesinas aun cuando son las notables creadoras y poseedoras de lo que Berque denomina pensamiento paisajero, no se han ocupado del paisaje nunca.

La contemplación del entorno requiere salir de él, verlo desde fuera, así Berque `plantea seis condiciones para la existencia de una cultura paisajista.

El primero sería que posea una literatura oral o escrita cantando o describiendo la belleza del paisaje, incluida la toponimia.

Segundo que diseñe jardines de recreo como representación estética de la naturaleza.

Tercero que erija una arquitectura planificada para disfrutar de esas preciosas vistas.

Cuarto que recree pinturas que representen el entorno.

Quinto que utilice uno o varios términos que signifiquen paisaje.

Sexto que desarrolle una reflexión explicita sobre el paisaje.

Mirando las condiciones, ni el mundo clásico griego, ni el romano, aunque con sus sofisticados jardines y frescos fueron paisajistas, en fin.

 Aunque el paisaje se muestra a la mirada a partir del siglo XV de manera simultánea con la pintura, el Humanismo Renacentista reinventa la literatura paisajística, partiendo de la actualización de Teócrito (siglo III antes de Cristo) y sobre todo de los poetas latinos como Virgilio (siglo I antes de Cristo).

Paisajes idealizados y bucólicos que proporcionan un reflejo idealizado de la existencia y muestran al individuo en unión a la naturaleza.

De ahí que la vid sea desde la antigüedad el paradigma de la civilización y de las primeras formas de exaltación del mundo grecolatino, tome la forma literaria bucólica pastoril.

El termino paisaje se incorpora a las lenguas europeas alrededor del siglo XV.

La difusión de la voz parece ligada a la difusión de la pintura, de las escuelas italianas y flamencas.

La pintura de paisaje en Occidente nace como genero independiente entre los siglos XVI y XVII.

El ejemplo es Caronte atravesando la laguna Estigia, de Joaquim Patinir.

Antes están las acuarelas de Durero que pinta lugares sin personajes como Paisaje cerca de Segonzano en el Valle Cembra o Estanque en el bosque.

En las pinturas del Quattrocento, el paisaje aparece en el centro donde convergen líneas de fuga que confierenprofundidad, equilibrio y realismo compositivo a la escena.

En Sandro Boticelli el fondo gana protagonismo hasta convertirse un siglo mas tarde en el protagonista del cuadro, por lo que el escenario donde acontece todo acaba siendo el tema en si mismo.

Desde entonces el paisaje se convierte en la imagen del territorio, en el fragmento de un universo imaginado que parte de un referente real.

El talante ingles observa el paisaje a través de asociaciones con el pasado y evalúa los espacios en función de sus conexiones con la historia.

O blessed bird! The earth we pace/ again apears to be/ an ubsustantial, faery place/ that is fit home for thee!.

Mantener un tipo determinado de paisaje equivale a mantener una forma determinada de entender las relaciones humanas con el entorno. Aunque el paisajismo es en inicio un género menor, por lo que en la Edad Media y renacimiento supone un fondo de escena de otros géneros.

Desde su origen en Oriente y Occidente el paisaje está ligado al arte, sobre todo a la pintura y la poesía.

El paisajismo es un término que emerge en el ámbito del arte, utilizándose en un inicio para designar un género pictórico, lo que condiciona el discurso.

Es también una construcción social y cultural, anclado en el espacio físico.

Las sociedades a través de su cultura transforman los paisajes naturales en paisajes culturales con lo que se identifica proyectando valores y sentimientos.

El paisaje también es cultura y por ellos algo vivo, dinámico y en continua transformación.

Así pués el concepto de paisaje lleva emparejado el acto de percibir y sentir el entorno.

El paisaje es más que el medio donde vive la gente ya que emerge en la interacción de ambos, son pues los grupos humanos los que lo crean.

En la Ilíada y en la Odisea Homero -ocho siglos antes de Cristo- recurre a setenta calificativos a los elementos y al paisaje y solo tres de ellos son de carácter cromático- En China la idea de paisaje existe desde la Antigüedad, la palabra Shatshui (montaña-agua) corresponde a un estilo temprano de pintura que representa el pensamiento de lugares naturales.

La tradición de Shan-shui comienza antes de nuestra era, Berque data la fecha alrededor del 440 en Introducción a la pintura de paisaje – Hua Shanshi de Zong Bing.

En China la pintura es considerada arte supremo, el pintor chino no representa la creación sino que participa en el arte de creación.

Francois Cheng no hace un estudio histórico sino filosófico, explorando el sistema de la pintura en relación con la filosofía taoísta, a partir de la noción de vacío que todo artista debe conocer, eje fundamental de la concepción china de universo y su comprensión del mundo objetivo, ligado a la idea del aliento y al estado supremo al que el hombre debe tender.

Destacan dos poetas chinos que desempeñan un papel de iniciadores en la aparición del interés estético del paisaje son Tao Yuanming y Xie LIngyun.

En uno de sus paseos Xie Lingyun afirma que el sentimiento a través del gusto era la belleza, lo que Berque considera el nacimiento del paisaje.

Xie Lingyun es un devoto budista que se considera un poeta de la naturaleza, de hecho el que comienza la tradición poética china de montañas, ríos en contraste con la de campos y jardines.

En China y Japón el arte de la jardinería es anterior a la poesía del paisaje, por otro lado la religión sintoísta en Japón considera que la belleza artificial nunca puede ser sustituida por la belleza natural y sus templos se construyen en lugares muy bellos.

En Europa la idea de paisaje emerge más tarde a Oriente aunque con raíces lingüísticas mas tempranas, ya que las lenguas romances y germanas el concepto paisaje surge en el XVI.

En Italia paesaggio aparece por primera vez en una carta al pintor veneciano Tiziano dirigida a Felipe II.

Segunel geografo chino Yi-Fu-Tuan, la voz holandesa landschap que designa un grupo de granjas o campos cercados pasa a Inglaterra como landscape a finales del XVI y ahí adquiere el significado en arte, refiriéndose a la perspectiva recibida desde un punto de vista especifico y luego a la representación pictórica de la misma.

Podrían considerarse antecedentes tempranos de la idea de paisaje las descripciones poéticas de la naturaleza que en los siglos IX-X hacen los monjes ermitaños, retirados en las islas de Gales.

La primera experiencia del paisaje en Europa es la de Petrarca en 1336 a raíz de su ascensión al Mont Ventoux en Provenza.

Como antecedentes pictóricos europeos medievales y renacentistas están algunas obras de Giotto, Lorenzetti (s. XIII-XIV) y Bellini (s. XV).

Aunque son lienzos narrativos, el fondo del conjunto pictórico toma protagonismo mas tarde en las obras de Claude Gellée, Claude de Lorrain.

El paisaje se desarrolla a partir del siglo XVII en los Paises Bajos con pintores como Golzius, van Goyen, van Riusdael, Rembrandt y Avercamp.

Los dibujos de Hendrick Golzius son considerados los primeros paisajes autónomos.

Las causas que condicionan el desarrollo de la pintura de paisaje barroco holandés esta en el cambio de actitud y en la mirada de los artistas hacia la naturaleza influida por las ideas renacentistas, las ideas iconoclastas promovidas por la reforma protestante y el auge de la economía en aquellos lugares por entonces.

En el periodo de transición entre la Ilustración y el Romanticismo, se gestan las grandes construcciones sistémicas de la filosofía de la naturaleza que resuenan en las valoraciones éticas y estéticas del paisaje y emergen en las diferentes formas científicas que se acercan a su valoración e interpretación.

En el Romanticismo la pintura de paisaje adquiere con la poesía un valor singular porque las artes son el vinculo entre el hombre y el entorno.

Los poetas románticos recrean un paisaje artificioso enfocado a excitar el ánimo.

El tratamiento que los autores románticos confieren al paisaje, actúa como metáfora de la psique del personaje.

Pero la esencia es la poética del espacio que es el factor añadido y se constituye en reflexión del paisaje en representación de la naturaleza donde prima la observación, y no puede ser transmitido sin el lenguaje de la pintura, la poesía o el dibujo.

 En el núcleo de lo romántico esta la búsqueda de lo inaccesible.

Para Rafael Agullol el paisajismo romántico está lejos de ser una genérica pintura de paisaje porque es sobre todo la representación de una determinada comprensión de la naturaleza.

En este contexto surge la figura del pintor alemán Caspar David Friedich.

En el Reino Unido están los pintores de paisaje mas notables Joseph Mallord William Turner, Thomas Gainsborough y John Constable.

El trabajo de Turner esta considerado como un prefacio romántico de impresionismo porque experimenta y capta el instante, de hecho agota las fórmulas de la acuarela.

Este periodo se caracteriza por los singulares perfiles polifacéticos de artistas interdisciplinares que generan marcos científicos.

Destacan tres figuras para entender el papel del paisaje en la configuración de la reflexión científica a propósito de la naturaleza a lo largo del siglo XIX: Johan Wolfgang von Goethe, Alexander von Humboldt y Charles Darwin.

El paisajismo que inicia Humboldt combina de manera singular las dimensiones naturales y culturales del mismo.

Los tres desbordan la condición de literatos o científicos o quizás encuentran por ello en el paisaje un lugar de reflexión y de expresión de una forma nueva de ver el universo.

Unos años mas tarde, en la Landschafgeographie alemana se da una clara asociación de ideas entre paisaje y región, dos conceptos utilizados como sinónimos.

Alemaniaes la concienciadel pensamiento romántico, que deviene del idealismo y de la Sturm und Drang -20 años antes que el resto- que a su vez hunde sus raíces en la tragedia griega según Cristof Menkel, es una lucha interminable entre lo práctico y lo estético.

Tiene este país muy presente el postulado de Schiller sobre la capacidad de la naturaleza de conducir a un estado de éxtasis ajeno a la racionalidad y capaz incluso de provocar dolor por ser i imposible de asimilar, hablo de lo sublime.

Territorio, cultura, arquitectura, lengua, memoria constituyen la expresión y el activo de una colectividad que se le permite continuar existiendo en el tiempo, es importante ir mas allá de una visión monumentalista del concepto.

Dentro del patrimonio, el paisaje es una noción que nace del arte y es mas que el medio físico donde vive la gente, ya que remueve sentimientos.

Son los grupos humanos los que en interacción con el medio, construyen y perciben el paisaje, el paisaje no es algo pasivo.

Al igual que la sociedad el paisaje cambia, la sociedad lo transforma con su acción y a la vez el paisaje da sentido y significado a la sociedad en la que vive.

Dice Humberto Astibia que un paisaje no es un territorio o un lugar sino la representación del mismo, por lo que nuestra imagen del mundo depende de las configuraciones espaciales que quedan fijadas en el imaginario colectivo a través de la escritura.

Berque explica como durante siglos la ortodoxia cristiana solo permite la mirada interior, porque es el interior de cada uno donde Dios habita.

Mirar el paisaje es mirar hacia afuera, hacia el lado opuesto del que llama la obligación y este hecho condiciona que el paisaje no empiece a existir para los europeos hasta el Renacimiento.

Yi Fu Tuan relaciona el origen de la pintura paisajista europea con lo que él denomina el cambio axial producido por la cosmovisión europea entre 1500 y 1700 cambio en el que la concepción medieval de un cosmos vertical, jerarquizado y estratificado, de tiempo cíclico y articulado por un calendario de festividades, empieza a ceder el paso a una manera cada vez mas secular y lineal (flecha del tiempo) de representar el mundo con la presencia de un segmento plano horizontal de la naturaleza llamado paisaje.

Teniendo en cuenta que el paisaje es el resultado de una transformación colectiva de la naturaleza y la proyección cultural de una sociedad, habría que reflexionar si un contexto puede conceptualizarse.

Hay que subrayar que el contexto no es un hecho, sino el resultado de una interpretación, por lo tanto ideológico.

La historia dela literatura no es tan diferente de la historia de la ciencia, porque son historias de formas de conceptualizar y generar conceptos, no es mas que apoyarse en conceptos anteriores y cuestionarse aspectos aunque no presuponga una respuesta especifica o solución.

Sin la visión general que aportan los conceptos ningún conocimiento seria posible, aunque sin las exigencias de especificidad demandadas por el contexto y el contenido el universo seria un compendio de reglas rígidas.

Y eso es lo que ocurre en el transito del Clasicismo al Romanticismo, que por suerte los intelectuales son científicos y que a todos estos conceptos le dan un corpus, es decir transforman una sensibilidad particular de la época que viene de la antigüedad en un concepto que empuja al desarrollo de una idea que pasa a la modernidad.

Como dice Gaston Bachelard en La poética del espacio, el espacio captado por la imaginación no puede seguir siendo el espacio indiferente entregado a la medida y a la reflexión de la geometría.

Michel Linot en Sobre el paisaje, arte y naturaleza, dice que el paisaje es una forma de espacio y fuente de emoción fruto de la interacción entre sociedad y naturaleza.

Para el geógrafo norteamericano Denis Cosgrove, el paisaje denota la geografía tal y como se percibe, se retrata y se imagina.

Un poema siempre está ubicado en algún sitio pues no hay pieza literaria sin un concepto, excepto la utopía.

Dentro de la literatura concepto y contexto son inseparables y están en eterno conflicto.

Lin Yutan es uno de los principales introductores de la filosofía oriental en el mundo occidental y opina que la mitad de la belleza depende del paisaje y la otra mitad de quien lo contempla.

Para el paisajista catalán Joan Nogué el paisaje es un producto social, resultado de la transformación colectiva de la naturaleza, proyección social de cada sociedad en su espacio.

Un paisaje bucólico, pintoresco, ordenado, humanizado, verde y con bosques caducifolios conforman el ideal de belleza paisajística para la mayoría de los ingleses.

Dice Rafael Agullol hablando de lo sublime que es concepto estético del romanticismo, que para los pintores románticos es el paisaje, porque es el escenario que representa la tensión entre la naturaleza y el espíritu humano, también estudiados en este trabajo que son Joseph Addison, Edmund Burke e Immanuel Kant.

El paisaje se representa en el romanticismo sin figura humana y a través de él, el artista hace presente el ser.

El paisaje tiene carácter dinámico, sometido a continuas modificaciones, pues es el resultado de una transformación colectiva de la naturaleza y el hombre.

El paisaje poético de la naturaleza se nutre de fórmulas de la tradición retórica de la Antigüedad grecolatina, siguiendo los modelos de Homero, Virgilio y Ovidio.

Este modelo con influencia de la poesía bucólica de la Edad Media deja su influjo en la épica.

Así comienza la estandarización del espacio, expresado en tópicos como el de locus amoneus.

Durante el Renacimiento, el tratamiento del paisaje se basa en la Arcadia ideal y la vuelta a la naturaleza, el desprecio a la corte y la loa a la aldea.

Es a finales del XVIII a partir de la filosofía kantiana que define al espacio y al tiempo como formas indispensables para todo conocimiento, en el que se insiste en la importancia de la categoría del espacio.

Para Kant, tiempo y espacio no son realidades independientes, sino formas de sensibilidad.

El interés por los paisajes idealizados con una gran carga simbólica da lugar a una diversificación de géneros.

La figura mas destacada de esta corriente es el poeta ingles Alexander Pope con Windsor Forest.

Esta visión aparece repetida en los libros de viajes y es precisamente en estos relatos donde se puede ver el cambio de percepción estética a lo largo del siglo XVIII y XIX.

La incorporación de la montaña a la categoría de los paisajes culturales supone un giro del concepto de estética clásica de belleza.

Significa la irrupción de una estética romántica presidida por lo pintoresco, que es un termino que emerge con el sentido que se le da a la Ilustración británica.

El escritor británico Uvedale a finales del XVIII, lo estima a mitad de camino entre lo bello y lo sublime, su obra Ensayo sobre lo pintoresco, comparado con lo sublime y lo bello, describe lo pintoresco entre lo bello y lo sublime.

Señala los placeres derivados de lo pintoresco como estimulados por fenómenos como la irregularidad, la variación o la rudeza.

Aplicado generalmente a la naturaleza y al paisaje, es cualquier visión natural que seduce a los sentidos por cualquiera de las cualidades descritas, por ser irregular por su variedad o por ser una naturaleza agreste y salvaje.

El pintoresquismo gardenesque, es el componente principal del jardín ingles a lo que es el orden y la belleza en el jardín francés.

En el siglo XIX en Literatura es cuando el tratamiento del paisaje adquiere una naturaleza explicativa y simbólica, al ser soporte artístico en el siglo XX pasa aun primer plano en los intereses de la poética.

Los poetas ingleses asimilan enseguida estos autores y comienzan a incorporar estos conceptos en la estructura de sus obras y en sus temas.

El concepto paisaje inaugura nuevos recursos y formulas poéticas pictóricas, de distribución espacial en el jardín romántico en las que se percibe el cambio del paradigma que tiene lugar en el desarrollo de un nuevo estamento burgués que quiere conformar la realidad a su manera.

El determinismo al que el concepto paisaje aboca, organiza la composición y percepción del mismo, viene de la mano de un novedosos nacionalismo que imprime funcionalidad a la creación artística, para predisponer su  interpretación en aras de una mayor cohesión social que posibilite la unión de territorios diferentes unidos por una misma lengua y cosmovisión y de paso mejore la competitividad económica.

Pero a la vez ese novedoso recurso de contexto y distribución espacial esta condicionado en el siglo XIX, tanto por el elitismo dandy tanto como por el transgresor bohemio.

Dos caras de una misma moneda, fruto de la sociedad de masas que adviene donde la transgresión novedosa es una manera de singularizarse y cuyo resultado es una polifonía menos antitética de lo que cabría esperar.

Y aunque el paisaje este presente en otras épocas de la historia como recurso artístico nunca lo es con la fuerza e intencionalidad como la decimonónica que con el crecimiento económico demanda con intensidad una legitimidad artística desde la fabulación que reinvente un nuevo estatus y lo consolide.

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: