El Romanticismo

La poética romántica es antecesora del espacio como soporte artístico aunque ya Kant hace presente el espacio en filosofía, es de destacar que el movimiento romántico emerge en Jena Alemania a comienzos del 1797.

El Romanticismo alemán que emerge del idealismo retoma rasgos de la cultura griega como reacción al rígido racionalismo francés, emergiendo como reacción a la Ilustración, formando también parte de ella aunque mute, aunque también sea de una época convulsa socialmente y de gran individualismo que coincide con la Revolución Francesa y mas tarde las guerras napoleónicas.

El Romanticismo es también instrumentalizado con fines políticos pues en esta coyuntura surge la idea de nación, lo que posibilita que países fragmentados como Alemania o Italia se cohesionen.

Desde un enfoque político el romanticismo es reflejo de la lucha por el poder que sostiene en la primera parte del siglo XIX el liberalismo burgués, este reflejo puede ser indistintamente liberal o reaccionario.

La idea de que el lenguaje natural, espontaneo y emocional no es una nueva concepción romántica, puede aparecer en la doctrina epicúrea de Lucrecio que en De Rerum Natura afirma que la poesía es la expresión natural del sentimiento.

El poeta romántico es un catalizador de la conciencia y sensibilidad social del momento, captando los ecos del desastre del progreso y haciendo que tenga repercusión social.

Muestran al lector los ambientes bucólicos, pastoriles y prerrománticos que presentan en sus composiciones y que son el germen de poesía que les sucede.

La decepción del poeta romántico ante su entorno le provoca el pesimismo que impregna la obra.

En este momento hay situaciones paralelas que conviven junto a movimientos sociales, que propician una realidad inestable en una atmosfera donde el entorno es protagonista.

Coexisten con un liberalismo depredador al que el Estado ha de poner freno, para evitar la inercia en caída libre, de la cada vez mayor distancia entre clases sociales, provocada por el falso automatismo e hipercontrol del mercado de la mano invisible de Adam Smith (que hacia que el mercado funcionara de forma automática) efectiva para aúna acumulación primitiva de capital, de una economía de mercado en expansión, de una metrópoli pujante, pero con un coste desastroso que conlleva.

Asi el poeta no es arbitrario en la elección de los temas a desarrollar y el poema se confecciona con minuciosidad artesanal, con un contexto de situación emocional limite que se constituye en perímetro.

Aun     que se incrementan los registros, esta elección recurrente de un nuevo paisaje al confeccionar un poema o una novela como la de Frankenstein de Mary Shelley, supone un distanciamiento de la realidad donde el autor genera un nuevo marco que delimita otro paisaje.

Hay una obsesión por viajar, la vida de los románticos es aventurera, por el escapismo y la gran fascinación por Oriente, así mismo estos viajes suponen la curiosidad de lo inexplorado, unas ansias de dominar el espacio.

Dice HAROLD Bloom en Los poetas visionarios del romanticismo inglés, que el poeta romántico, en su afán de un nuevo lenguaje mediante la experimentación se erige en intermediario entre lo trascendental y lo inmanente, como manera de oponerse a la profesionalización de la escritura.

La negatividad a la que aboca el destino trágico se contrapone por la acción, la praxis, lo que se percibe en la Modernidad del siglo XX, imbuido de funcionalidad y pragmatismo falto de ética.

El romántico lleva una mascara con la que se mimetiza en la atmosfera de un castillo abandonado, una ruina arqueológica o un cementerio para confeccionar un ubi sunt.

Se percibe a veces en la poesía al autor como un individuo que solo muestra una metáfora por el malestar del hombre moderno, mas que por un estado real de melancolía.

Actúa pues el poeta romántico como un catalizador del grupo social que apunta Hegel en la época, de la sensibilidad del momento captando los ecos de un desastre de progreso.

Hay en todo momento un ejercicio de perspectivismo de alguien que se sabe dotado de registros y que busca en la exaltación de la degradación un reencuentro con el ser y la nada.

Sin embargo, el hombre romántico se sabe controlador de su destino con la acción y gestión de si mismo en la confección de un personaje impostado como gran paradoja y también sabe que el ser todo lo impregna.

Para Maderuelo en Paisaje un termino artístico, el romanticismo pone la pintura de paisaje a la misma altura que la pintura de historia, que centrada en sus valores plásticos promueve el cambio hacia un nuevo concepto de la belleza moderna.

De igual manera esta analogía sirve para retratar un mundo que cada vez se  percibe mas inquietante y que no son capaces de reconocer,  y que solo puede ser explicado por el recurso poético.

La Literatura se encuentra implicada en la revolución romántica porque da visibilidad a las clases que producen y consumen literatura, es decir la clase media profesional.

En el romanticismo ingles hay también una constante de liberalismo frente al despotismo ilustrado, de originalidad frente al canon clásico, la obra imperfecta, abierta e inacabada, frente a la obra perfecta y acabada.

La prensa ante el triunfo del romanticismo abre sus puertas dando una gran atención y seguimiento mediático al fenómeno, abriendo sus paginas y festejando el éxito editorial, así la literatura por primera vez se populariza gracias al periodismo, algo novedoso.

El escritor/a románticos recepciona y desarrolla en sus obras temas contenidos en la novela gótica, ofreciendo nuevas lecturas de los mismos.

Los héroes románticos son rebeldes, personajes que nunca encuentran su lugar en el mundo: Ancient Mariner de Coleridge, Childe Harold de Byron o alguna de las creaciones de Blake como Urizen, son alguno de los ejemplos.

El recurso de la prosopopeya aplicada al paisaje hace posible el acercamiento a la sensibilidad romántica de la época que tiene adherencias con la tradición gótica.

La memoria es la herramienta introspectiva que utiliza la voz del poema para trasladar al poeta a un tiempo de ensoñación.

Los románticos utilizan la transgresión contenida en la novela gótica para explorar el lado oscuro de la realidad, así pués muchos de los personajes de la narrativa gótica comparten características con los héroes románticos.

También proyectan emociones al paisaje, por lo que la naturaleza se llena de tempestades, turbulencias, huracanes y bosques impenetrables.

Tiene sus antecedentes en William Collins, que es el poeta de la sensibilidad y el entusiasmo y hay un retorno a Shakespeare, Spencer y Milton.

Collins es un preludio a Keats, Blake o Wordsworth en una de las tradiciones de la poesía inglesa, la línea profética y protestante de Spencer que alcanza su punto culminante en la generación mas radical de Keats, Shelley y Byron.

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: