Riqueza y malestar social, El ciudadano de Delft y su hija, Jan Steen, 1655

El pintor de Leiden, Jan Steen, está en Delft durante tres años porque gestiona una cervecería: De Slang o De Roskam en el lado este de Oude Delft, justo enfrente de Binnenwatersloot. 

No nace para ser cervecero, pero pintó uno de sus cuadros más enigmáticos en 1655. 

Tradicionalmente se le conoce como El alcalde de Delft. 

Siempre se ha considerado una obra maestra, pero se hace famosa después de ser descrita en el libro del historiador estadounidense Simon Schama, Abundance and Discomfort. 

2004 el Rijksmuseum adquiere la obra por una gran cantidad. 

2006, dos profesores de Amsterdam escriben un artículo en el que argumentan que este ciudadano sentado no puede ser otro que el cobre del maíz Adolf Croeser. 

Vivía en diagonal frente a Jan Steen en Oude Delft, cerca de Kloksteeg. 

Se dice que la pintura muestra que un ciudadano rico de la Edad de Oro siempre se siente incómodo con toda su riqueza. 

Para comprar esa culpa, da generosamente a los pobres.

 Desde entonces, el letrero junto a la pintura en el salón de la fama del Rijksmuseum lleva marcados los nombres de Adolf Croeser y su hija Catharina.


No todos estan de acuerdo con esta explicación, como queda claro en la polemica que sigue. 

En un simposio se minó la teoría de Croeser y la interpretación de la imagen. 

El Rijksmuseum era tan deportivo que casi un número completo de su revista se reservó para las diversas visiones. 

Ahora que los humos de la pólvora se han disipado un poco, podemos concluir que no queda mucho de la historia de los dos profesores. 

Al contrario: un argumento del historiador de Delft Kees van der Wiel de 2004, que descartan sin argumentos, sigue ofreciendo la explicación más probable de este enigmático cuadro. 

E incluso si su teoría no se puede probar al 100 por ciento, al menos tiene, con mucho, la mejor historia.


¿Cuál fue el caso? Gerardo Welhoeck vivía en unas pocas casas al norte de Adolf Croeser, también cerca de Jan Steen. 

Había sido miembro del consejo de la ciudad desde 1622. 

En 1655, justo en el año en que era alcalde y se pinta este cuadro, se convierte en el centro de un motín que sacude a todo Delft. 

Recibe una carta del reverendo Arnoldus Bornius, solicitando la mano de su hija Agatha, de diecisiete años. 

No quiere nada más que casarse con el clérigo, pero Welhoeck estaba loco. 

Bornius es 23 años mayor que ella, viudo con tres hijos y, lo peor de todo, es de origen humilde. 

Padre e hija buscan abiertamente apoyo en su enfrentamiento. 

De inmediato la pelea llega a la calle. 

Welhoeck jura ante los concejales el 15 de noviembre que evitara que Agatha y Bornius se casen mientras él viva. 

De hecho lo consigue, pero no sin que Jan y todos se involucren: el consistorio, los teólogos de la Universidad de Leiden, los abogados de la Corte de Holanda y, por último, pero no menos importante, la opinión pública. 

Se publicaron panfletos detallando el asunto para que todos puedan tomar partido. 

La discusión no es solo sobre las personas en cuestión, sino que es mucho más amplia. 

Se trataba de la relación entre padres e hijos, entre ricos y pobres, entre el ayuntamiento y el consejo eclesiástico e incluso entre regentes proestatales y ministros proorange. 

Solo en 1670, después de la muerte de Welhoeck y la partida del reverendo Bornius a Alkmaar,

El cuadro del narrador Jan Steen bien podría representar la fase inicial de esta disputa. 

Welhoeck se sienta en silencio en el umbral de su puerta y muestra preocupación por la mujer y su hijo. 

Mientras tanto, su hija le da la espalda abiertamente. 

Tal vez ella está en camino hacia el llamativo hombre vestido a la antigua que está parado en el puente mirando. 

¿No podría ser el reverendo Bornius? ¿Le pidió a la pobre mujer que le entregara la carta que el alcalde tiene en sus manos, la carta en la que pide la mano de Agatha?

 Entonces ella no es una mendiga, sino que solo espera su propina. 

Si Kees van der Wiel tiene razón, con este cuadro asistimos al momento en que el pulcro alcalde Welhoeck se convierte en el centro de una casa de Jan Steen.

https://es.wikipedia.org/wiki/Adolf_y_Catharina_Croeser_en_la_Oude_Delft

https://blogs.eitb.eus/arte/2009/12/14/el-ciudadano-de-delft-y-su-hija/

http://www.viajeuniversal.com/holanda/amsterdam/quever/rijksmuseumomuseonacional_2adolfycatharinacroeser.htm

https://www.delftopzondag.nl/nieuws/algemeen/74430/een-huishouden-van-jan-steen

Adolf y Catharina Croeser» , Rijksmuseum o Museo Nacional de Ámsterdam

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: