Paul Klee

Sobresale en música gracias en parte a que sus padres son profesionales y con 10 años es un niño prodigio con el violín.

Pero cuando se dedica a las Bellas Artes destaca como dibujante prescindiendUn viaje a Túnez cambia su actitud hacia su entorno y condiciona su vocación comenzando a estudiar y a escribir sobre la teoría del color, convirtiéndose en una referencia entre sus contemporáneos.

A partir de ese momento, sus Escritos sobre la teoría de la forma y el diseño son considerados de referencia tanto como los tratados de Leonardo.

Con más de 9.000 piezas, su obra casi siempre hace referencia a la poesía, la música y los sueños, incluyendo a veces palabras o notas musicales.

La abstracción supone para él un instrumento para indagar mundos paralelos que él sospecha que se halla tras la llamada realidad.

Esta convencido que todo tiene que ver con todo y opina que un pintor no debe pintar lo que ve, sino lo que se verá.

18 de diciembre de 1879 nace en Münchenbuchsee (Suiza).

Segundo hijo, del matrimonio formado por un profesor de música alemán y una cantante suiza.

Casi al año su familia se muda a Berna, y allí Klee simultanea la escuela primaria con clases de violín, recibiendo una invitación para tocar como miembro extraordinario de la Asociación de Música de Berna cuando tiene 11 años.

En un principio tiene vocación de músico, pero en la adolescencia opta por las artes visuales.

En 1897 inicia un diario donde se observa la evolución como dibujante y caricaturista hasta llegar al paisaje.

Con 21 años con el permiso y el apoyo de sus padres, inicia sus estudios en arte en la Academia de Bellas Artes de Múnich junto a Heinrich Knirr y Franz von Stuck.

Destaca en el dibujo, pero reconoce que tiene dificultades para captar el color natural de lo que pinta y sospecha que probablemente nunca aprenda a pintar..

Tras obtener el título de Bellas Arte, en 1902 permanece en Italia durante siete meses.

Junto a Hermann Haller visitan Roma, Florencia y Nápoles, y estudian a los pintores del Renacimiento.

Entre 1903 y 1905 realiza una serie de once grabados en placa de zinc denominadas Invenciones, sus primeras obras expuestas, en las que ilustra diversos personajes grotescos.

Cuando vuelve a Berna desarrolla algunas técnicas experimentales, incluyendo dibujos con una aguja en un panel de vidrio ennegrecido, dando como resultado 57 obras, entre ella su Retrato de mi padre (1906).

Divide aún su tiempo con la música, ya que toca el violín en una orquesta y escribe partituras de conciertos y críticas de teatro.

Se casa en 1906, a los 27 años, con la pianista bávara Lily Stumpf y tienen un hijo llamado Félix Paul al año siguiente.

Viven en un suburbio de Múnich, y mientras ella da clases de piano y actúa de manera ocasional, él se dedica al niño y pinta aunque dedicándole poco tiempo.

Intenta ser ilustrador de una revista y no lo consigue, así que su carrera artística se ralentiza los siguientes cinco años.

En 1910 realiza su primera exposición individual en Berna, que luego se desplaza a tres ciudades suizas.

En enero de 1911 conoce al crítico de arte Alfred Kubin, quien le presenta a otros artistas y críticos.

Ese invierno, Klee se une al equipo editorial de la revista Der Blaue Reiter (El Caballo Azul), cofundada por Franz Marc y Wassily Kandinsky.

Comienza a experimentar con acuarelas y paisajes.

Entre los Blaue Reiter estan August Macke, Gabriele Münter y Marianne von Werefkin.

Todos comparten interés por el arte gótico y primitivo y por los movimientos modernos del fauvismo y el cubismo.

El nombre del grupo deriva de una obra pictórica de Kandinsky de 1903 que a partir de 1912 sirve de ilustración para los títulos de un anuario con ese mismo nombre.

La primera de las dos exposiciones del Blaue Reiter se hace el 18 de diciembre de 1911.

En ella se incluyen 49 obras de Henri Rousseau, Albert Bloch, Heinrich Campendonk, Robert Delaunay, Kandinsky, Klee y Macke.

Viaja a París en 1912, lo que supone una aproximación al cubismo.

El uso del color por parte Robert Delaunay y de Maurice de Vlaminck también le agrada, pero Klee comienza a experimentar con el color en acuarelas y hace algunos paisajes utilizando bloques de color con superposiciones.

Mientras permanece en París accede a las obras de posimpresionismo de Paul Cezane y Vincent van Gogh.

Permitidme tener miedo dice Klee después de ver las pinturas de Van Gogh que es una influencia clave en el uso del color.

En 1914 cuando visita por poco tiempo Túnez con August Macke y Louis Moilliet su vocación se afianza.

Allí se quedó impresionado por la calidad de la luz allí y escribe que el color y él son uno.

Empieza a profundizar en la abstracción al agregar color a sus habilidades como dibujante, y en muchas obras las combina con éxito, como lo hace en una serie que denomina pinturas operísticas.

Uno de los ejemplos más literales de esta nueva síntesis es el Don Giovanni bávaro (1919).

Después de regresar a casa, Klee pinta su primer abstracto puro, En el estilo de Kairouan (1914), compuesto de rectángulos de colores y algunos círculos.

El rectángulo de color se convirtió en su bloque de construcción básico, lo que algunos estudiosos asocian con una nota musical, que Klee combina con otros bloques de colores para crear una armonía análoga a una composición musical.

A veces usa pares complementarios de colores, y otras veces colores disonantes, lo que refleja nuevamente su conexión con la música.

El comienzo de la Primera Guerra Mundial le impacta porque mueren sus amigos Macke y Marc.

Hace varias litografías de pluma y tinta sobre temas de guerra, incluyendo Muerte por la idea (1915).

En 1916 participa en la guerra, pero Paul Klee se salva de servir en el frente al pintar camuflaje en aviones.

Continua pintando durante toda la guerra y en 1917 y los críticos de arte ya lo aclaman como el mejor de los nuevos artistas alemanes.

Su técnica es atrevida, utilizando acuarela sobre gasa y papel con un fondo de tiza, que genera una textura de patrones triangulares, circulares y de media luna.

En 1919, Klee solicita una plaza de profesor en la Academia de Arte de Düsseldorf.

Algo que no consigue, pero obtiene un contrato de tres años, aunque con un ingreso anual mínimo, con el concesionario Hans Goltz, cuya influyente galería le proporciona una gran exposición y cierto éxito comercial y donde también expone en 1920 una retrospectiva de 300 obras con notable éxito.

Enseña en la Bauhaus desde enero de 1921 hasta abril de 1931.

Es maestro en los talleres de encuadernación, vidrieras y pintura mural, y cuenta con dos estudios.

En 1922, Kandinsky se une al profesorado y ambos continúan su amistad.

Ese mismo año se realiza la primera Exposición y Festival Bauhaus, para el cual Klee crea la publicidad, y también la primera serie de libros de Bauhaus con obras de Gropius, Paul Klee, Adolf Meyer, Oskar Schlemmer y Piet Mondrian.

Paul Klee también es miembro de Die Blaue Vier (Los Cuatro Azules), con Kandinsky, Feininger y Jawlensky.

El grupo se forma en 1923 y ofrecen conferencias y exponen juntos en Estados Unidos 1925.

Ese mismo año, Klee tiene sus primeras exposiciones en París, y se convierte en un éxito con los surrealistas franceses.

Mas tarde viaja a Egipto en 1928, aunque le impacta menos que Túnez.

En 1929, se publica la primera monografía importante sobre la obra de Klee, escrita por Will Grohmann.

Por fin puede ser docente en la Academia de Düsseldorf entre 1931 a 1933, pero es ninguneado por un periódico nazi por producir arte degenerado.

Su casa es registrada por la Gestapo y es despedido de su trabajo.

Su autorretrato Struck from the list (1933) rememora el acontecimiento, y la familia Klee emigra a Suiza a finales de 1933, exponiendo en Londres y París, donde finalmente conoce a Pablo Picasso, a quien admira.

A pesar de su situación personal, Klee se haya en la cima de su producción creativa.

Su Ad parnassum (1932) es considerada su obra maestra y el mejor ejemplo de su estilo puntillista y también es una de sus pinturas más grandes.

En 1933, su último año en Alemania, produce casi 500 obras.

Ese año comienza los síntomas de la esclerodermia.

La progresión de su enfermedad que dificulta la deglución, se puede seguir también a través de las piezas que crea en los últimos años.

Su producción en 1936 es de 25 imágenes.

A finales de la década su salud se recupera y se anima más por una visita de Kandinsky y Picasso.

Mantiene su producción en los últimos años con unos diseños más simples y grandes y en 1939 confecciona más de 1.200 piezas.

Una de sus últimas pinturas, Muerte y fuego, presenta un cráneo en el centro con la palabra alemana muerte, Tod, que aparece en la cara.

El último año de su vida pinta Cementerio donde incorpora cruces, cipreses, y un ataúd que espera su turno.

Falta el cuerpo, pero si se gira el cuadro 90° hacia la derecha puede verse con claridad una figura humana, pálida, de ojos azules y mortaja blanca…

Paul Klee fallece en Muralto (Suiza), el 29 de junio de 1940, a los 60 años y sin haber obtenido la ciudadanía suiza a pesar de su nacimiento en ese país.

Su trabajo artístico es considerado de gran nivel por las autoridades suizas, y aceptan por fin su solicitud seis días después de su muerte, un detalle.

Su legado abarca alrededor de 9.000 piezas

Publicado por ilabasmati

Licenciada en Bellas Artes, FilologÍa Hispánica y lIiteratura Inglesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: